6 de diciembre
Martes
Tormentas
22°
29°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 17 de noviembre de 2016, 12:44

Fuerzas afines a Tobruk atacan a las milicias islamistas cerca de Bengasi (Libia)

Trípoli, 17 nov (EFE).- Fuerzas bajo el mando del Parlamento libio en Tobruk (este) atacaron hoy posiciones de las milicias afines al antiguo gobierno islamista moderado en los alrededores de la ciudad de Bengasi, escenario desde hace una semana de intensos y cruentos combates.

Fuentes de Seguridad explicaron a Efe que soldados leales al controvertido general Jalifa Hafter, hombre fuerte del este del país, avanzaron hacia las localidades de Al Qauarisha y Qar Yunes, donde se enfrentaron a las milicias salafistas "Majlis al Shura" y "Zawra Bengasi"

"Al despuntar el alba, unidades de artillería y de la aviación de de combate de la Operación Karama (dirigida por Hafter) bombardearon diversas posiciones y obligaron a los milicianos a replegarse y abandonar la zona del hospital europeo", explicó la fuente, afín al gobierno de Tobruk.

Por su parte, fuentes relacionadas con las milicias islamistas indicaron a Efe que en los combates perecieron tres miembros del comando "Al Saiqa", unidad de elite de la fuerza que dirige Hafter, un exmiembro de la cúpula que aupó al poder a Muamar al Gadafi convertido años después en su principal opositor en el exilio.

Los tres soldados habrían perecido al estallar una bomba al paso de su convoy en la localidad de Al Qauarisha, aseguró la fuente, una información que no ha sido confirmada ni desmentida por las fuerzas de Tobruk.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que la comunidad internacional apoyara el alzamiento rebelde en Bengasi y contribuyera militarmente a la caída del régimen dictarorial de Muamar el Gadafi.

Cinco años después, dos Gobiernos, uno en Trípoli (oeste) y otro en Tobruk (este) luchan por hacerse con el poder y el control de los recursos petroleros con ayuda de decenas de milicias que cambian de bando a menudo.

De la situación se han beneficiado grupos yihadistas como la rama libia del Estado Islámico, Boko Haram o la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que han penetrado y extendido su influencia en el país.