22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 3 de mayo de 2017, 01:00

Frutos de la contradicción

Hoy meditamos el Evangelio según San Juan 14,6-14.

Ante las contradicciones del ambiente debemos estar serenos y alegres. Es el mismo gozo de los apóstoles, que estaban llenos de alegría, porque habían sido dignos de sufrir ultrajes por el nombre de Jesús. “No se dice que no sufrieron –señala San Juan Crisóstomo–, sino que el sufrimiento les causó alegría”.

“Lo podemos ver por la libertad que acto seguido usaron: inmediatamente después de la flagelación se entregaron a la predicación con admirable ardor”. “Te traen y te llevan... La fama, ¿qué importa? En todo caso, no sientas vergüenza ni pena por ti, sino por ellos: por los que te maltratan”.

El papa Francisco, a propósito del Evangelio de hoy, dijo: “Miremos a Jesús que nos lava los pies, él es el «camino, la verdad y la vida», que viene a sacarnos de la mentira de creer que nadie puede cambiar, la mentira de creer que nadie puede cambiar. Jesús que nos ayuda a caminar por senderos de vida y de plenitud. Que la fuerza de su amor y de su Resurrección sea siempre camino de vida nueva”.

“También les invito a encontrarse con el Señor leyendo frecuentemente la Sagrada Escritura. Si no están acostumbrados todavía, comiencen por los Evangelios. Lean cada día un pasaje. Dejen que la palabra de Dios hable a sus corazones, que sea luz para sus pasos”.

“Descubran que se puede ‘ver’ a Dios también en el rostro de los hermanos, especialmente de los más olvidados: los pobres, los hambrientos, los sedientos, los extranjeros, los encarcelados. ¿Han tenido alguna experiencia? Queridos jóvenes, para entrar en la lógica del Reino de Dios es necesario reconocerse pobre con los pobres. Un corazón puro es necesariamente también un corazón despojado, que sabe abajarse y compartir la vida con los más necesitados”.

“El encuentro con Dios en la oración, mediante la lectura de la Biblia y en la vida fraterna, les ayudará a conocer mejor al Señor y a ustedes mismos…”.

(Frases extractadas del libro Hablar con Dios, de Francisco Fernández Carvajal, y http://es.catholic.net/op/articulos/17117/cat/330/volveran-a-encontrarse-con-el-padre.html).