2 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
sábado 2 de julio de 2016, 01:00

Fiscalía incauta baterías de celulares que son supuestamente falsificadas

Por Édgar Medina

CIUDAD DEL ESTE

Un cargamento de productos electrónicos fue incautado por la fiscala Liz Carolina Alfonso en la sede de la terminal de cargas Almacenes Generales Sociedad Anónima San Juan, del Departamento de Itapúa.

La agente fiscal de Ciudad del Este intervino un contenedor de 20 pies en el que había mercaderías supuestamente falsificadas, que luego iban a ser comercializadas en la capital del Alto Paraná, según informó ayer el Ministerio Público.

El cargamento estaba listo para su desaduanización, pero fue inmovilizada para una minuciosa verificación, luego de que el Ministerio Público recibiera una denuncia que por la terminal ingresarían al país mercaderías supuestamente falsificadas.

El contenedor estaba cargado con 190 cajas de baterías para teléfonos celulares de marcas como Samsung, Sony, LG y Motorola, cuyo valor estimativo es de 750.000 dólares americanos, de acuerdo a lo informado por la fiscala.

Los propietarios. Las mercaderías incautadas pertenecerían a la firma Cross Internacional SA, con dirección en la avenida Adrián Jara y Boquerón de Ciudad del Este, de acuerdo al registro de la Dirección Nacional de Aduanas.

La firma contrató los servicios de la empresa Grupo Moro SA, para el transporte del cargamento hasta Ciudad del Este, según los antecedentes.

La fiscala Alfonso dispuso el traslado de las mercaderías al depósito del Ministerio Público en Ciudad del Este, para ser sometidas a un peritaje que tendrá el fin de determinar si son productos espurios, así como sospecha la Fiscalía.

La carga fue adquirida en China y transportada vía marítima a la ciudad de Montevideo, desde donde se envió vía terrestre al puerto de Algesa, de donde iba a ser trasladado a Ciudad del Este para su comercialización, según los datos manejados por la Fiscalía.