9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 2 de agosto de 2016, 11:40

Fiscal niega que se haya formado grupo para llevar a Cristina Fernández ante juez

Buenos Aires, 2 ago (EFE).- El fiscal argentino Carlos Rívolo, que dirige una de las causas que afectan a la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015), negó hoy que junto a sus colegas encargados de los otros expedientes que la investigan se haya creado un "grupo formalizado" que piense "de qué manera" sentarla "frente a un juez".

"Claramente conocemos qué es lo que el otro está investigado, pero no somos un grupo formalizado pensando de qué manera sentamos ya sea a la expresidenta o algún exministro frente a un juez en una citación indagatoria", aseveró en declaraciones a Radio Nacional Rívolo, encargado de la causa que investiga a 'Los Sauces', empresa participada por la exmandataria.

En concreto, este expediente indaga un presunto enriquecimiento ilícito, un posible cohecho, una falsificación de documentos y una omisión de datos verídicos en la declaración jurada de la expresidenta, y Rívolo ya pidió en mayo investigar tanto a Fernández como a sus hijos, Florencia y Máximo.

Además, la ex jefa de Estado también aparece en una causa que investiga presuntas irregularidades de la firma Hotesur, otra empresa participada por ella, y está procesada por supuesto perjuicio económico al Estado a raíz de la venta de futuros de dólar en el Banco Central durante el último tramo de su segundo Gobierno.

A esto se suma que en abril, otro fiscal pidió investigarla a ella y al exministro de Planificación Federal Julio De Vido en el marco de un caso que estudia una presunta red de lavado de dinero vinculado a la obra pública, conocida como 'Ruta del dinero K'.

Al ser consultado por si los fiscales de cada uno de esos expedientes se están juntando para ver cómo la citan a declarar ante la Justicia, Rívolo fue tajante.

"No hay un grupo formalizado de fiscales trabajando sobre esta hipótesis. Sí claramente entre las distintas causa tenemos hechos que tienen comunicación. Estamos muy atentos a ellos para no pisarnos unos a otros. Es sabido, ya se ha hablado en infinidad de oportunidades, que tal vez estas causas terminen tramitando juntas. Hoy por hoy no es el caso", remarcó.

En el mismo sentido, matizó que "hay un montón de causas" que cuando llega el tribunal oral tienden a reunirse para tratarse "de una sola vez y como un hecho único".

"No solamente en razón de que el hecho sea más o menos el mismo, sino de que la persona sea la misma. La 'conexidad', sea de una manera objetiva, o subjetiva por el apellido", agregó.

El fiscal, también encargado de una causa que investiga al expresidente Amado Boudou (2011-2015) por presunto cohecho, fue también preguntado en la entrevista por si siente presiones por el debate de si la expresidenta debe o no ir a prisión.

"No voy a negar la existencia de presiones, no lo negué nunca y existen siempre. El tema es si tengo sustancia en la causa como para seguir adelante o no. Yo estaba convencido con mi equipo de la Fiscalía que en aquel momento lo teníamos (en el caso de Boudou) y hoy también para seguir esta investigación adelante", subrayó.

"Ahora, la cuestión política realmente que se hagan cargo los políticos, tanto los investigados como aquellos que quieran tener algún tema de intervención", aseveró, para opinar que hoy la política "sigue teniendo muchísima influencia dentro del sistema judicial" y hay que tender "a que esto se aparte".

A su juicio, cuando uno investiga corrupción en el Estado es el mismo Estado "en algún lugar" el que tiene que alimentar a la investigación con material.

"Y si esto es bajo la misma ala del mismo Gobierno que uno investiga hemos probado que durante mucho tiempo ha sido muy difícil. De ahí el reclamo de independencia de un montón de organismos de control", sentenció Rívolo, quien reconoció que sí siente menos presión a la hora de trabajar con el Gobierno que desde el pasado diciembre encabeza Mauricio Macri.