10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
31°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 4 de julio de 2016, 01:00

Fiscal decidió imputar a sacerdotes de Paso Yobái por coacción sexual

Para el Ministerio Público existen elementos suficientes para presentar la imputación esta mañana, a más tardar el martes. Según un informe, las víctimas tienen secuelas profundas a causa de los acosos.

Por coacción sexual y coacción en grado de tentativa serán imputados los sacerdotes de la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada Francisco Javier Bareiro y Gustavo Ovelar, quienes fueron denunciados por acoso por parte de 7 jóvenes en Paso Yobái, Guairá.

El fiscal Carlos Alvarenga, encargado de la investigación, ya tomó la decisión de imputar a los religiosos. "Hay elementos importantes que se recabaron en la investigación y seguimos las recomendaciones de superiores", señaló el representante del Ministerio Público.

La imputación se presentará esta mañana, como se tiene prevista, pero en caso de que haya contratiempos, no pasará del martes, según una fuente de la investigación.

Los sacerdotes fueron denunciados desde el 2012. El caso quedó a cargo de la fiscala Perla Cáceres, quien no indagó la denuncia como corresponde y ordenó evaluaciones a los denunciantes que no sirvieron para imputar a los curas que fueron destinados para evangelizar al abandonado pueblo de Paso Yobái, de Guairá.

Alvarenga solicitó de vuelta las evaluaciones sicológicas de las víctimas, de nuevo tomó las declaraciones y solicitó un informe socioambiental de la zona en donde residían las víctimas.

Este informe revela que a raíz de los supuestos acosos de los sacerdotes causó una profunda secuela en las víctimas y a sus respectivas familias, según el documento que fue entregado al Ministerio Público. "En el ambiente en donde se desempeñan sufren mucha discriminación. Se les llama mujeres de los sacerdotes", refiere el fiscal.

Las víctimas en marzo pasado realizaron una reunión de la que participó ÚH y allí comentaron junto a familiares la forma en que sucedieron los diversos casos.

Supuestamente, los jóvenes eran invitados a ir a preparar las misas con los sacerdotes en diversas y lejanas zonas de Paso Yobái. Siempre que les ganaba la noche y las horas, las víctimas señalan que eran invitadas a pasar la noche en la casa en donde residen los curas.

A algunos ofrecían bebidas alcohólicas y a otros prometían regalos y hasta dinero, según la denuncia.

Los presuntos afectados decían que eran manoseados por los sacerdotes, además del pedido de sexo. La congregación presentó la denuncia ante la Fiscalía al conocer la situación y separaron de sus cargos a los sacerdotes. Estos no debían realizar ninguna actividad evangelizadora, pero Ovelar repartió la eucaristía en julio del año pasado durante la misa oficiada por el papa Francisco en Ñu Guasu.

Los sacerdotes en un comunicado dado a conocer a la opinión pública negaron los cargos y calificaron de temerarios los fundamentos de la denuncia y que la prensa no se ajusta a la verdad.