8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
sábado 30 de julio de 2016, 01:00

Filme de paraguayo representa a América Latina en Venecia

La voz perdida, el cortometraje escrito y dirigido por el paraguayo Marcelo Martinessi, fue seleccionado entre los 14 finalistas de las 1.433 producciones presentadas para la sección Orizonte, y es el único representante de América Latina que competirá en el segmento dedicado a “la vanguardia estética y expresiva del cine mundial”, del prestigioso Festival de Cine de Venecia.

Esta edición número 73ª del festival de cine más antiguo del mundo, tendrá lugar del 31 de agosto al 10 de setiembre.

La voz perdida es un proyecto de ficción/documental armado a partir de la memoria de una mujer de 75 años, en el día de la matanza de Curuguaty.

“Es mi trabajo más experimental hasta ahora. Se construyó con el tiempo, de forma casi inconsciente. Partió de una conversación de la compañera Perla Álvarez con una de las mujeres vinculadas a la matanza de Curuguaty. Es sumamente conmovedor”, sostiene el realizador.

Martinessi considera que La Mostra de Venecia es una plataforma muy interesante para el estreno, “no solo por tratarse del festival más antiguo del mundo, sino por el tipo de proyectos que allí se presentan, proyectos arriesgados con búsquedas estéticas y narrativas nuevas”.

La mujer de su corto, de 75 años, no estuvo en Marina Cué, pero sí sus hijos y nietos. Ella relata el momento en el que escuchó los helicópteros y cómo, poco a poco, se enteró de los sucesos.

SOLO AUDIO. “Decidimos registrar solo el sonido, considerando que cuando se enciende una cámara ante personas que atravesaron por experiencias de vida tan fuertes como esa, quizás haya algo que se gana, pero también hay una intimidad y una cercanía que se pierden”, dice Martinessi.

Para el cineasta, esta obra rescata “la voz perdida, esa que no llegó a los medios, que no se escuchó en el juicio. Es una voz que no habla de las distancias o los ángulos de los disparos, tampoco de los tipos de armas o balas. Habla del dolor que atravesó su existencia a partir de la masacre. Todo el proyecto gira en torno a esa narración oral pequeña y enorme a la vez”, expresó el director de Karai Norte y Calle Última. Acerca del caso Curuguaty, Marcelo Martinessi opina que “es muy increíble lo que está pasando en las últimas semanas. Aquí no se debate solamente la inocencia o culpabilidad de los acusados. Se debaten dos modelos de país: el oscuro, sombrío, el estado criminal por un lado, y el país digno, íntegro, que trabaja, pero que también exige sus derechos, por el otro”, analizó. Lo más importante es “que se escuche esta voz, que es la razón de todo el proyecto”, puntualizó.