5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
martes 15 de noviembre de 2016, 01:00

FG rechaza la denuncia de los colorados

El Frente Guasu (FG) elaboró un comunicado firmado por la mesa de presidentes de la concertación encabezada por la senadora Esperanza Martínez, en la que rechaza la acción judicial de la Junta de Gobierno que califica como “propaganda prohibida”, la campaña que presuntamente realiza el senador Fernando Lugo con miras al 2018.

“En una maniobra errática y rebuscada el Partido Colorado dio vía libre a sus apoderados para que realicen acciones judiciales contra el senador Fernando Lugo”, dice el primer párrafo de la nota.

Señala que el Código Electoral enmarca la propaganda electoral y sanciona solo los mensajes que propugnen “(…) la instigación a la desobediencia colectiva al cumplimiento de las leyes o de las decisiones judiciales”. En este sentido, los abogados colorados esgrimen que Fernando Lugo estaría realizando propaganda electoral propugnando la violación de las leyes y la “desobediencia civil”.

El FG califica de “burdo” el recurso de la ANR, porque al señalar la supuesta realización de “propaganda prohibida intentan ignorar cuál es el concepto que se encuentra claramente plasmado en ese mismo código en su artículo 290”

Rechaza que el sector haya encargado a favor de Lugo todo aquello que la ley prohíbe fuera del plazo electoral como emisión de “datos o programas para los cargos electivos; espacios radiales o televisivos con mensajes que llaman a votar por determinados candidatos o propuestas; espacios en periódicos (diarios, revistas, semanarios)”.

A su vez, ataca de “ridículo” que planteen una “medida punitiva sobre una realidad inexistente”. “Fernando Lugo y todos aquellos que vayan a disputar las próximas elecciones generales serán candidatos recién el día que inscriban sus candidaturas”, señala. Denuncia que las verdaderas intenciones serían la “criminalización” de las expresiones políticas de la oposición y específicamente de Lugo.