8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 3 de julio de 2016, 22:38

Fernández rechaza las causas por corrupción y pide una auditoría de su Gobierno

Buenos Aires, 3 jul (EFE).- La expresidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) rechazó hoy tener responsabilidad en las diversas causas que investigan presunta corrupción durante su Gobierno y pidió hacer una auditoría de la obra pública de los años que duró su mandato, en declaraciones telefónicas al canal C5N.

En concreto, en la primera entrevista que ofrece desde que finalizó su presidencia en diciembre de 2015, Fernández reclamó que se haga "una auditoría sobre la obra pública" para determinar si durante su gestión se pagaron sobreprecios, al tiempo que desestimó las denuncias por las que se abrieron las causas Hotesur y Los Sauces, empresas participadas por ella y que investiga la Justicia.

"Creo que si hubo sobreprecios debe haber una auditoría de todos los contratos que se adjudicaron en los últimos años. Esto es algo necesario y que debe hacerse", afirmó la ex jefa de Estado, afectada por varias causas judiciales.

No obstante, está convencida de que está siendo víctima de una persecución política, mediática y judicial, y habla del "surgimiento" en países como Brasil y Argentina de un "partido judicial".

El pasado jueves, la Cámara Federal ordenó que sea investigada en la conocida como "Ruta del dinero K (Kirchner)", por la que ya está procesado con prisión preventiva el empresario Lázaro Báez, cercano a la familia Kirchner y acusado en otra causa por presunto lavado de dinero procedente de la obra pública.

Fernández dijo que ese empresario no fue el contratista más importante en las obras públicas y que existen otros que son más importantes que él y que recibieron contratos más elevados.

También se refirió al escándalo protagonizado por el que fuera secretario de Obras Públicas durante los Gobiernos kirchneristas, José López, quien recientemente fue sorprendido mientras trataba supuestamente de esconder bolsas con casi 9 millones de dólares en un convento de la provincia de Buenos Aires.

"Sentí vergüenza, indignación. Fue como un golpe al estómago. Por eso insisto que es necesario que se revisen todos los contratos de obra pública. Este caso demuestra que es necesario hacer esa auditoría", enfatizó en la entrevista.

Con respecto a la causa Hotesur, se investiga si propiedades controladas por esa empresa habrían funcionado como alojamiento "fantasma" para presuntos negocios irregulares con Báez.

"¿Alguien sensatamente puede pensar que en un monto de obra pública multimillonario en dólares alguien van a hacer maniobras de corrupción a través del alquileres de uno, dos o tres inmuebles? Además son cifras absolutamente irrisorias", argumentó hoy la exmandataria.

Además, sus declaraciones se producen tres días después de que, ordenados por la Justicia, se realizaran al menos diez allanamientos en distintas ciudades Santa Cruz en una investigación por presuntos delitos de enriquecimiento ilícito y falsificación de documentos públicos en el marco de la causa que indaga la sociedad Los Sauces.

Fernández opinó que "creer que los doce años fueron una fantasía es muy difícil", respecto a su mandato y el de su fallecido esposo (2003-2007) y añadió que lo que ahora se está haciendo, en referencia al Gobierno de su sucesor, el conservador Mauricio Macri, va en una dirección "que no está favoreciendo a las mayorías".

"No quiero que le vaya mal al Gobierno porque no quiero que le vaya mal a la gente", dijo Fernández sobre la gestión actual, que criticó al considerar que hizo "un ajuste brutal".

Recordó que Kirchner, en 2003, se hizo cargo de una Argentina con altos niveles de endeudamiento y pobreza y que "con todos los aciertos y errores" se consiguió "un país capitalizado con el nivel de endeudamiento más bajo de la historia".

Sobre la oposición actual, la exmandataria consideró que "faltan ideas" para plantear una alternativa a Macri y que ve a la clase política argentina mirándose "al ombligo".

Fernández de Kirchner retornó en la noche del sábado a Buenos Aires tras más de dos meses alejada de la vida pública en su casa de la provincia sureña de Santa Cruz y fue recibida por multitud de seguidores y militantes que la aguardaban en el aeropuerto.

A pesar de que no se detallaron las razones de su vuelta a la capital argentina, se prevé que Fernández acuda a los tribunales para cumplir un trámite relacionado con otro expediente en el que está procesada y que investiga presuntas irregularidades en la venta de futuros de dólar en el Banco Central durante su mandato.