19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 15 de abril de 2017, 01:00

Fe y vértigo en serranías de Yaguarón

Una antigua tradición que conjuga una profunda fe cristiana con adrenalina pura es la que se da cada Viernes Santo de todos los años cuando miles de personas, desafiando todo tipo de peligro, suben el pedregoso cerro de Yaguarón, de 325 metros de altura, en el Departamento de Paraguarí.

Niños, jóvenes y hasta adultos mayores acudieron una vez más en la víspera desde distintos puntos del país y sortearon enormes piedras que cubren el escabroso sendero para llegar a la cima de esta serranía, tal vez para encontrarse un tanto más cerca de Dios en esta festividad religiosa o por simple aventura.

Previo a la tortuosa escalada, actores de teatro recrearon el viacrucis sufrido por Jesucristo, quien finalmente fue crucificado a los pies de este accidente orográfico, lo cual fue acompañado por una multitud por las calles de la ciudad.

Brigadas de bomberos voluntarios y un plantel de profesionales de la salud se hallaban en el lugar para asistir a la gente que se aprestaba a subir el cerro ante la sofocante temperatura y lo accidentado del terreno.

ATRACTIVO. Dercides Ferreira, director general de Proyectos de la Comuna de Yaguarón, informó que si bien no hay datos oficiales sobre cantidad de improvisados alpinistas, la cifra oscilaría entre 15.000 y 20.000 personas que anualmente se trasladan a Yaguarón en Semana Santa. “Estos números se dan desde el miércoles hasta el Viernes Santo”, dijo.

Comentó que en las alturas del cerro se tiene el Ykua Kerana (pareja de Tau que dio origen a los siete mitos), donde hasta hoy muchos pobladores llevan a sus hijos recién nacidos a bañarlos para curarlos de todo mal.

Señaló que también está el Santo Tomás py pore, sector al cual acuden las personas enamoradas y donde la creencia indica que la pareja que pisa ese sitio va ineludiblemente para el matrimonio, además de la Cueva de Santo Tomás.

Agregó que a esto se suma el Oratorio Gamarra, que sirve para que la gente eleve sus plegarias y pida sus deseos para lo que resta del año.

Por otra parte, en lo que respecta a lo pagano, Ferreira acotó que la institución municipal se encarga de regular la presencia de vendedores ambulantes en toda la zona.

En ese sentido, manifestó que cada casilla paga un canon único de G. 56.000; en tanto que los puestos más pequeños abonan G. 20.000, dinero que es utilizado para el pago del personal comunal por las horas extras trabajadas.

Puntualizó que para dentro de un mes habilitarán el Paseo de los Mitos, en un tramo de 300 metros, como atractivo turístico yaguaronino.