5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 17 de septiembre de 2016, 01:00

FARC preparan cita con la historia luego de 52 años de lucha armada

EFE

BOGOTÁ - COLOMBIA

La guerrilla de las FARC ultimó ayer los preparativos para iniciar mañana su Décima Conferencia, una cita con la historia en la que renunciarán a la lucha armada después de 52 años para convertirse en un movimiento político.

En un punto remoto de los Llanos del Yarí, bastión de esta guerrilla que abarca parte de los departamentos del Meta y Caquetá, en los límites con la Amazonía, los jefes de las FARC se reunirán durante una semana con centenares de guerrilleros para trazar el nuevo rumbo, aprobar el acuerdo de paz con el Gobierno y decir adiós a las armas. El máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko, llegó a la zona el martes y a lo largo de la semana lo han hecho otros mandos, entre ellos el jefe negociador en los diálogos de Cuba, Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, quien aseguró que todos los ciudadanos deben sacar adelante el sueño de empezar la construcción de la paz.

INUSUAL MOVIMIENTO. La precaria carretera que lleva de San Vicente del Caguán, último punto urbano antes de adentrarse en dirección al caserío de Las Damas y luego a El Diamante, donde se celebrará la cita, presenta un inusual movimiento de camionetas, camiones y “chivas” (autobuses típicos) que se dirigen a la zona con periodistas, gente de la organización y personal logístico. El montaje en medio de la nada de una cita de esta magnitud en la que son esperadas 2.000 personas y para la que, según las FARC, están acreditados más de 350 medios de comunicación, no es tarea fácil y por eso la guerrilla trabaja a todo vapor para tener lista la conferencia, que será abierta con un discurso de Timochenko.

Los billetes de los autobuses que llevan periodistas a la zona tienen la fotografía de una guerrillera y las inscripciones “Construyendo la paz” y “Chiva colombiana”. El tramo final del viaje, de casi 6 horas por una carretera que más parece una trocha en medio de un clima asfixiante, es una odisea pero las peripecias comienzan antes ya que la vía desde Florencia, capital del Caquetá, hasta San Vicente, está a medio asfaltar, llena de huecos y plagada de controles militares.