3 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 22 de agosto de 2016, 01:00

Familiares descartan que Richard haya sido baleado por venganza

El señor Richard Pereira, padre del joven que lleva su mismo nombre y que recibiera un balazo a manos de un policía de la Comisaría 4ª Metropolitana, se refirió a las versiones que circulaban por las redes sociales acerca de que su hijo fue baleado por los agentes por una supuesta venganza, por problemas que habría tenido anteriormente con el oficial Jhonie Orihuela, que está detenido e imputado por esta causa. “Nosotros escuchamos la versión que mi hijo había tenido problemas con ese oficial, pero no es cierta. Lo único que puedo decir es que a mi hijo le sacó una sonrisa esa versión; tanto a él como sus amigos”, mencionó el padre, que además criticó la forma irresponsable en que se lanzan las informaciones en la web. “No hacemos caso a todas las versiones que se tiran. Si vamos a hacer caso a todo lo que se dice, nos volvemos locos”, expresó el hombre.

Pereira aseguró que hasta el momento está conforme con el actuar de la Justicia, con la detención del supuesto implicado, además del comisario Jorge Zárate, responsable de la comisaría que intervino en el lamentable hecho.

Sin embargo, criticó la desidia de otros organismos del Estado, que recién en estos días se pusieron en contacto para interiorizarse de la situación de Richard. “Anoche recién se comunicó conmigo el vocero del ministro de Salud, luego de que fui a un programa y me dijo que hoy va a estar por casa, para evaluar la situación y darle ya un tratamiento a mi hijo”, añadió. Luego agregó el padre que el joven baleado está acudiendo a sesiones de fisioterapia que están siendo costeados por su familia y sus amigos. Cada una de las sesiones tienen un costo de 300.000 guaraníes, según expresó.

Sin embargo, a pesar de la situación adversa, el joven Richard Pereira, según el papá, se encuentra mejor de ánimo y con ganas de luchar para poder volver a su vida normal. “Él está estable y se encuentra bien de ánimo. La está remando, como se dice. Estamos en la lucha”, agregó el padre.

ÚH intentó comunicarse con la fiscala Pamela Pérez Trinidad, que está investigando el hecho por parte del Ministerio Público, pero esta no respondió a las llamadas telefónicas.

El hecho. En la madrugada del sábado 13 de agosto, pasadas las 04.00, Richard Pereira Ramírez, que se encontraba a bordo de un automóvil de la marca Peugeot, fue perseguido por una patrullera de la Comisaría Cuarta Metropolitana. Cuando llegó hasta las calles 24ª Proyectada y Pa’i Pérez, barrio Obrero, fue alcanzado por el móvil policial en el que estaban el comisario Jorge Zárate y el suboficial Jhonie Orihuela. De acuerdo a las investigaciones, el joven bajó del auto, desarmado y con las manos en alto; sin embargo, Orihuela, tras obligarlo a que se arrodille, le disparó en la nuca.

El pasado jueves 18 de agosto fueron detenidos ambos uniformados.