8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 30 de julio de 2016, 01:00

Familia de coordinadora destituida cuenta con varios rubros en el MEC

El comisario Optaciano Cardozo es el jefe de la comisaría en Luque. El alto funcionario policial es esposo de la coordinadora departamental de Central, Lilian Justiniano, recientemente destituida por el ministro de Educación, Enrique Riera, y denunciada por supuestos hechos de corrupción como venta de rubros y desvíos de dinero público.

En la denuncia de la cartera educativa indican que el comisario Cardozo es presuntamente planillero, pese a contar con rubros docentes de un centro de alfabetización de la ciudad azul y oro, donde no le exigen la asistencia.

Pese a ello cobra al mes casi G. 3.000.000 por más de 100 horas en rubros Z51 (bonificación incluida).

Este es uno de los motivos que argumenta el ministro de Educación, Enrique Riera, para destituir a Justiniano y colocar en su lugar a la supervisora de Ybycuí, Mirian Fernández, activista política en seccionales de la ANR y aliada del actual titular de la cartera educativa.

Además, la hija de la ex coordinadora departamental figura con rubros docentes del ministerio. Se trata de Lilian Cardozo Justiniano, quien coincidentemente tiene rubros de aula que pertenecen a un centro de educación para adultos (L8D).

Según las denuncias recibidas en ÚH, la primogénita es bachiller y está concluyendo una carrera relacionada con Ciencias de la Salud.

La familia Cardozo Justiniano cobra anualmente G. 150 millones con los rubros de aula. La hija cuenta con una antigüedad de más de 3 meses, el comisario más de 12 años y la coordinadora removida del cargo, de 25.

La ex alta funcionaria de Central aseguró que el cambio y las denuncias emprendidas por el secretario de Educación son una persecución hacia su persona. “Evidente que es así, porque es totalmente falso que mi marido sea un planillero. Es un docente antiguo y es muy querido entre los jóvenes”, aseguró.

Le consultamos el caso de su hija, pero evitó comentar sobre el tema. Colgó la llamada y ya no atendió su teléfono celular.

Lo llamativo del hecho es que pese a tener conocimiento de las denuncias contra la funcionaria, el MEC estuvo a punto de darle el cargo de asesora ministerial, lo que implica un ascenso. Recién tras el escándalo y con la negativa de Justiniano la cartera publicó las presuntas irregularidades.