6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 31 de julio de 2016, 01:00

Falta mayor control sobre el uso del dinero y partidos pierden credibilidad

Falta un mayor control sobre el uso que hacen los partidos políticos de los fondos multimillonarios que reciben del Estado, en concepto de subsi- dios y aporte. En contrapartida, la ciudadanía cree menos.

Marta Ferrara, de la organización Semillas para la Democracia, dijo que con la vigencia de la ley de financiamiento a los partidos políticos existen dos modalidades para conseguir dinero: a través de donación del sector privado, que está reglamentado, y mediante el subsidio del Estado.

Remarcó la necesidad de mejorar el control del dinero estatal. Solamente durante el 2015, los principales partidos políticos recibieron unos G. 50.000 millones en concepto de aporte electoral y subsidio estatal.

El desembolso, realizado por la Justicia Electoral, fue sobre la base de las leyes vigentes y beneficia a un total de 17 partidos, movimientos, alianzas y concertaciones. Fue en el marco de la campaña electoral de las municipales de noviembre del año pasado.

“Lo que se necesita es que la autoridad ejerza el control. Este país está lleno de leyes, pero falta que alguien se encargue de aplicarla”, consideró.

cómo se gasta. Ferrara indicó que otra cuestión importante es determinar cómo gastan los partidos políticos el dinero que reciben en concepto de subsidios y aporte estatal.

Remarcó que la legislación establece que el 30% del dinero destinado a los partidos políticos debe ser utilizado en educación cívica para los militantes.

“Ese dinero no se usa correctamente, sino se gasta en campañas fuera de tiempo. Se utiliza para movilizaciones y una serie de cuestiones que nada tienen que ver con la formación de los cuadros políticos”, apuntó Ferrara.

credibilidad. Ante esta situación, señaló que cada día la ciudadanía cree menos en los partidos políticos porque la gente que trabaja y logra ascender en política es aquella que solamente tiene dinero. “No porque está bien formada. El problema no es la cantidad de dinero, sino cómo se utiliza. Si los partidos utilizaran el dinero en los cuadros políticos, en la gente que realmente apuesta a hacer una política distinta buscando cumplir objetivos, otra sería la percepción de la ciudadanía”, significó.

Consideró que el problema es que se gasta todo en cuestiones meramente electorales y no en la formación de cuadros.

“¿Quienes son los que ocupan los cuadros? Yo militante de un partido determinado que trabajo en el interior en las bases, cuando me candidato a ser miembro, en mi lugar entra aquel que tiene dinero”, reflexionó. Sostuvo que tampoco hay un control efectivo sobre las donaciones de sectores privados, muchos de los cuales son aliados coyunturales de sectores políticos.