23 de junio
Viernes
Despejado
20°
28°
Sábado
Mayormente nublado
19°
28°
Domingo
Mayormente nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
lunes 20 de febrero de 2017, 02:00

Fabricar nuestra propia prótesis

Sergio Cáceres Mercado – sergio209@lycos.com
Por Sergio Cáceres Mercado

La historia del agricultor de Alto Paraná que se fabricó su propia prótesis para así seguir caminando y poder trabajar es también la de muchos otros valientes anónimos. Gracias a los medios de comunicación y las redes sociales nos hemos enterado del caso de Carlos Ortiz Vera. Pero estamos seguros de que son muchas más las personas que luchan contra la adversidad y con sus propias manos salen adelante.

Es casi seguro que el haber llegado al extremo de tener que amputarse la pierna fue una medida que podía haberse evitado. Muchos paraguayos y paraguayas ven agravado su estado de salud por no tener acceso a un servicio de salud básico y eficiente. Innumerables son los ejemplos de compatriotas que por algo prevenible o tratable con sencillez finalmente mueren o pierden una parte de su cuerpo, pues no tienen médicos y hospitales donde acudir.

Pero es igual de numeroso el ejemplo de compatriotas que a pesar de tener la salud quebrantada o el cuerpo amputado, siguen adelante con su día a día. No pueden darse el lujo de rendirse. Muchos, como el ingenioso Carlos, se las arreglan y fabrican para su propia prótesis. Nada sofisticado, sin materiales caros, sin cumplir normas de la ingeniería prostética ni de la OMS, solo algo de lo que tenía a mano, más unas pinzas, martillo y mucha fuerza de voluntad. Evidentemente no salió una prótesis de la cual Robocop sentiría envidia, pero sí un artefacto que le permitirá seguir caminando sobre esta tierra.

Esta actitud es la que el Paraguay debe imitar como país. Estamos cojeando por habérsenos descompuesto varios miembros. Hemos hecho las cosas mal, muchas veces por culpa nuestra, pero más aún por culpa de nuestros gobernantes, y eso nos ha llevado a situaciones extremas de amputación. Pero debemos sacarnos el Carlos Ortiz Vera que todos llevamos adentro, levantarnos y caminar. Fabricar nuestra propia prótesis y, aunque no sea tan buena, erguirnos orgullosos y seguir tirando.

Debemos reiterarlo. Muchos son los hombres y mujeres que lo han hecho y lo siguen haciendo hasta hoy en esta tierra de históricas inequidades. De lo contrario, ¿qué más puede explicar el hecho que nos mantengamos en pie? Tantos miembros amputados y sin embargo acá estamos. De ellos debemos aprender para nunca desfallecer.

Pero hay algo que debemos agregar. Algo que muy poco hemos intentado y que cuando lo logremos habrá menos amputaciones, menos necesidad de fabricarnos prótesis. Debemos luchar por nuestros derechos, como por ejemplo los puestos de salud y médicos. Si nuestros gobernantes se aprovechan de nosotros y esquilman nuestros derechos, entonces debemos votar más a conciencia y no con fanatismo. Debemos convertirnos en ciudadanos. Ese es el otro gran esfuerzo que aún poco hemos satisfecho.