23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Despejado
25°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Muy nublado
20°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
sábado 12 de agosto de 2017, 01:00

Expulsión a pesar de tener causas en el país

En un principio, la Policía hablaba de que los seis brasileños detenidos en Amambay, supuestos miembros del PCC, habrían participado del asalto a transportadores de caudales de la empresa Yrendagüé, en Presidente Hayes, Chaco; y del gran asalto a Prosegur, en Ciudad del Este. A pesar de los indicios que tenían los investigadores de vínculos a estas dos causas, anunciaron la expulsión de los mismos, que van a enfrentar a la Justicia de su país de origen. Los arrestados formaban parte de un grupo que se había fugado de la cárcel de Piraquara, Curitiva y desde entonces eran buscados por la policía brasileña.

Sobre la rápida expulsión de los detenidos, los uniformados que están a cargo del procedimiento aseguraron que uno de los detenidos pidió un teléfono celular para acceder a su derecho a una llamada telefónica. El pedido le fue concedido, pero el hombre habría aprovechado para pedir rescate. Entonces, las autoridades decidieron acelerar el proceso y pasadas las 11.00 de la víspera, un avión los llevó hasta Ciudad del Este, donde cruzaron la frontera en una camioneta, fuertemente custodiados por efectivos policiales para el efecto.

Rafael Bruno Rodríguez, alias Rubro Negro; Paulo Sergio Martins, alias Paulinho; Rafael Luciano Dias Santos; Mayco Souza Moretti, alias Bo; Adilson Gonzalves de Souza, alias Máscara; José César Cabral Santos, alias Cezinha, formaron parte de la comitiva y al parecer, no tenían muchas ganas de abandonar nuestro país. “Es ilegal, porque tengo familiares en Paraguay”, dijo uno de los detenidos ante los micrófonos y las cámaras de NoticiasPy minutos antes de abordar el avión. Édgar Ramírez Roa, juez penal de la causa, viajó con los detenidos para realizar la entrega.