27 de marzo
Lunes
Muy nublado
22°
30°
Martes
Despejado
22°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
21°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 15 de febrero de 2017, 01:00

Expuestos al frío y la nieve, los clandestinos huyen de amenazas

Tras un largo camino en plena noche atravesando llanuras nevadas y expuesto a ráfagas de un viento glacial, el somalí Farhan Ahmed consiguió franquear la frontera estadounidense para encontrar refugio en Canadá, huyendo, como decenas de clandestinos, de las amenazas del presidente Donald Trump.

Al igual que él, otros 22 inmigrantes han arriesgado su vida en los confines de Minnesota, Dakota del Norte y la provincia canadiense de Manitoba, exponiéndose a temperaturas de 20 grados bajo cero para llegar al hotel Emerson.

“Entraron y luego preguntaron si estaban en Canadá. Les dije: ‘Sí, están en Canadá’”, relata Wayne Pfiel, trabajador del único hotel de Emerson, un pueblo fronterizo de menos de 1.000 habitantes a 120 km al sur de Winnipeg.

Farhan Ahmed, de 36 años, había llegado a Minneapolis en autobús y desde ahí un hombre lo llevó hasta la frontera aconsejándole que “caminara hacia el Norte”.

“Aquella noche hacía mucho, mucho frío. Mis manos estaban congeladas y no sentía los pies”, cuenta este somalí, cuyo árido país es uno de los siete afectados por el decreto antiinmigración.

“Cuando supe que el servicio (estadounidense) de inmigración me buscaba, decidí probar mi suerte y pedir asilo en Canadá”, relata.