2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
33°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 5 de octubre de 2016, 01:00

Expresión, representación, delegación

Son tres atributos de aquella persona que tiene autoridad ante el pueblo. Los tres se complementan. Los tres juntos colocan a la persona, con cargo público, en su exacta dimensión.

La “expresión” se refiere a la identidad de la conducta de la autoridad en su quehacer con los deseos del pueblo. Es lo que a este le llena de satisfacción y a aquella le merece ser felicitada. Es un contacto no físico, pero sí real, que justifica que haya autoridades. Estas saben expresar, cumplir, con su deber.

Representación es el origen de todo lo anterior. La autoridad es elegir, el mandato que recibe del pueblo. Pasa de ser un individuo más a ser una persona al cuidado de un colectivo. Es la máxima responsabilidad que podemos recibir del colectivo al que pertenecemos.

Delegación añade un matiz. Hemos sido elegidos con la representación. Nuestra tarea es expresar los deseos del grupo. Pero todo esto es algo que han puesto en nuestras manos para algo.

Somos delegados. Ello significa que si no lo hacemos, podemos o sabemos hacer, quien nos dio el mandato nos lo puede quitar.

Expresión, representación, delegación. Tres aspectos muy importantes para tenerlos en cuenta en nuestros políticos del Paraguay para evaluar cómo lo están haciendo.

A partir de este momento entramos en un debate. Digo mi opinión para incentivar que expresen la suya.

Comencemos con el origen de la autoridad: la elección. En realidad muchos no fueron elegidos. Porque el ser elegido no se debe a nuestro conocimiento del candidato en su valía. Le dimos el voto porque lo compró.

Sigamos por la expresión de que el pueblo al verlo sienta expresados sus deseos en él. Muchos, una vez en el poder, no hacen nada de lo que se comprometieron o pedimos como condición de elección.

Respecto a la delegación, no tenemos un modo de revocación eficaz para quitársela.

Nuestra democracia está enferma.