5 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
domingo 10 de julio de 2016, 01:00

Expo: De la producción exitosa al desafío de la redistribución

La 35 edición de la Expo se inició esta semana congregando a una gran cantidad de empresarios y empresas relacionados con la producción en el campo. Interesantes experiencias exitosas e innovadoras se observan en cada uno de los espacios, ferias y actividades que se desarrollan en el local de la Asociación Rural del Paraguay. Esta exposición es una muestra del Paraguay que produce y aporta al PIB de manera importante, es la evidencia de que el país produce una inmensa riqueza y del potencial que tiene para el desarrollo nacional. El desafío es lograr que estos éxitos se traduzcan en beneficios para la mayoría. El esfuerzo en los próximos años tiene que estar también en la redistribución del ingreso y en la reducción de las grandes desigualdades que enfrenta nuestro país.

La Expo muestra año tras año el esfuerzo que realiza un sector del país por innovar en procesos de producción, mercados, productos y tecnologías.

Es el reflejo de la capacidad productiva que tiene un país con tierras aptas para la producción, recursos hídricos en cantidades considerables, un clima adecuado –aunque impredecible– y recursos humanos deseosos de avanzar económicamente y contribuir con su país.

Una parte importante de las exportaciones tienen origen en el sector que está actualmente expuesto en el evento. Esas exportaciones son posibles gracias a los altos estándares de calidad logrados y a la búsqueda permanente de buenos mercados, lo cual trae aparejados también altos niveles de exigencia en calidad y precio.

Si bien menos presente en el discurso y en los locales expuestos en el predio, también está la contribución del Estado, o sea de toda la ciudadanía que con sus impuestos y tarifas financia de manera directa o indirecta el aporte que realizan instituciones como Senacsa, AFD, MIC, MOPC, IPTA, Fondo Ganadero y ANDE, entre otras. Todas estas instituciones centran su gestión en la prestación de servicios que apoyan y apalancan de diversas maneras el éxito empresarial que se muestra en la Expo.

Cada una de estas instituciones aporta de manera directa al sector o con costos diferenciados a los que acceden otros sectores y la ciudadanía misma, como es el caso de líneas crediticias, tarifas diferenciadas, servicios específicos, hasta inclusive fondos públicos para la investigación y el desarrollo.

La Expo constituye un ejemplo claro de que Paraguay es un país capaz de producir bienes y servicios que se traducen en riqueza. Esto lo ha demostrado en la última década en que el PIB ha crecido a tasas promedio anual más altas que en décadas anteriores y que muchos de los países de la región.

Sin embargo, menos exitoso ha sido el país en redistribuir.

A pesar de tantos años de éxitos en generación de riqueza mostrada anualmente en las sucesivas ediciones de la Expoferia de Mariano Roque Alonso, Paraguay continúa ubicado entre los países de mayor desigualdad económica y social en el mundo.

No solo es inentendible una situación como esta, sino éticamente reprobable que a pesar de tanta riqueza generada no hayamos podido reducir las desigualdades.

Es hora de que el país avance más allá de los éxitos productivos. Ya sabemos que la producción y el consiguiente crecimiento del PIB por sí solos no generan desarrollo. Para eso es necesario que los frutos del crecimiento se distribuyan en una mayor proporción de la población.

Paraguay también debería poder mostrar éxitos en este ámbito.