3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
27°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 31 de julio de 2016, 01:00

Experto habla de 5 sicopaTIClogías que padecen los adictos al celular

La nomofobia, el efecto Google, el fomo, la mente errática y la llamada fantasma son las cinco principales sicopaTIClogías o afecciones relacionadas con la dependencia excesiva a los celulares, que demuestra el sicólogo español Manuel Armayones, en su libro El efecto smartphone. Conectarse con sentido.

Muchos de estos dramas afectan más o en mayor medida a la población adolescente o juvenil, generación que forma parte de los hiperconectados o la Generación C, aquellos quienes no se desprenden de los móviles.

Pero ¿por qué se dan estas sicopaTIClogías? El término es precisamente un intento de distinguir entre la sicopatología, que es la ciencia que estudia los trastornos mentales y las patologías asociadas al uso excesivo del móvil, responde Armayones.

El significado de TIC es tecnologías de la información y la comunicación.

“No estaríamos hablando de un trastorno clínicamente descrito, pero es obvio, por la preocupación social que genera el uso excesivo de los smartphones, que deberemos redefinir nuestra relación con las tecnologías”, advierte. Agrega que esta relación es maravillosa y nos abre una infinidad de oportunidades, pero a su vez puede llegar a esclavizarnos más de lo que nos gustaría.

Población joven. Algunos de estos dramas que tienen que ver con la dependencia de los smartphones afectan más a adolescentes y jóvenes, según cuenta el psicólogo.

El fear of missing out (Fomo) o miedo a perderse es uno de los casos que afectan más a los jóvenes, de acuerdo con estudios que menciona el español. “Es básicamente el miedo a perdernos algo de lo que está pasando en las redes sociales, relacionado siempre con las personas que se sigue”, indica. Quien la padece posee poca satisfacción con la vida, están insatisfechas y frecuentan constantemente las redes sociales.

Otra de las fobias llamativas entre los de menos edad es la nomofobia o el temor a no tener el celular en la mano.

Si observa a personas con el pulgar sobre el teléfono hasta cuando cruzan la calle, puede que identifique un caso de nomofobia.

No llevar el aparato cuando uno va de compras o cargarlo en el bolsillo o cartera, pero sin batería, pueden ser soluciones para evitar la sumisión, dice.

Para las llamadas fantasmas, que son básicamente la sensación de que el celular suena o vibra cuando no es así, lo más práctico es apagarlo si no es de urgencia, expresa Armayones. El experto docente apunta que el ilimitado contacto con las redes sociales provoca en ocasiones una necesidad casi compulsiva de estar “en contacto” con los otros, cuando en la realidad nos estamos alejando. “Si somos conscientes aprovecharemos las bonanzas de estas herramientas”, sentencia.