9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 25 de octubre de 2016, 07:41

Experto afirma que el EI "no existiría sin la invasión de EEUU a Irak"

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) "no existiría si no se hubiera producido la invasión de Estados Unidos en Irak", en marzo de 2003, sostiene el experto estadounidense William McCants, de cuyo libro "El apocalipsis del ISIS" (Deusto) acaba de publicarse la versión en español.

EFE - Fernando Prieto Arellano

En entrevista con Efe, McCants, profesor de la Universidad John Hopkins y experto en teología, historia islámica y yihadismo moderno, afirma que cuando Estados Unidos invadió Irak en 2003 desmanteló las fuerzas de seguridad al servicio del entonces dictador iraquí, Sadam Husein, lo que produjo un caos generalizado.

"Se propiciaron las condiciones para la guerra civil y se dio rienda suelta" a esos efectivos para sumarse a ella, ya ajenos por completo a cualquier disciplina y control, sostiene.

En su libro, McCants analiza uno de los aspectos quizá menos conocido del EI como grupo: el que concierne a sus raíces ideológicas, muy vinculadas con la tradición del islam suní y la invocación de las profecías apocalípticas, que están muy presentes en el imaginario colectivo.

El Estado Islámico "proclama que ha traído de nuevo el reino de Dios en la Tierra; es decir, el califato. Es una vieja fórmula que resuena poderosamente en la imaginacíon del los musulmanes suníes. Muchos de ellos no la aceptan pero, desde luego, sí que entienden tanto el significado como la simbología" asociados a ese plateamiento, afirma el experto.

Por ello, cuando en junio de 2014 el líder del EI, Abu Bakr Al Bagdadi, pronuncia un sermón en una mezquita de la ciudad iraquí de Mosul y proclama el califato, hace algo mucho más profundo que un simple acto de propaganda, pues revive uno de los conceptos políticos más antiguos y más hondos del imaginario colectivo suní.

"El Estado islámico justifica sus acciones citando las viejas escrituras", dice McCants, quien pone de relieve que, para dar mayor eficacia a ese mensaje, este grupo ha sabido recurrir muy bien a las más modernas técnicas de comunicación, hasta el punto de que "su estilo de propaganda se corresponde plenamente con el siglo XXI".

El combate ideológico es precisamente, según McCants, uno de los aspectos en los que Occidente se muestra más débil en la pugna con el grupo yihadista, especialmente porque ni lo sabe abordar ni, precisamente por ello, tampoco debería concederle tanta relevancia.

"Los países occidentales creen que este conflicto es sobre todo una guerra de ideas, cuando no es así, porque a la gran mayoría de los musulmanes no les gusta el EI", afirma.

Por otro lado, McCants alerta sobre la posibilidad de que el EI cometa nuevos atentados de la magnitud de los llevados a cabo en París, Bruselas o Niza, e incide en el interés que puede tener en atacar Italia.

En este sentido, destaca que la comisión de esos ataques puede obedecer a dos razones: una táctica, como es que se llevarán a cabo en países donde el EI ha reclutado y recluta a un buen número de militantes, y otra de tipo táctico y propagandístico, pues hay lugares susceptibles de ser atacados ya que se mencionan en las profecías invocadas por este grupo.

"Los próximos ataques serán en países donde el EI ha hecho una fuerte labor de captación, pero también hay que tener en cuenta que este grupo está muy interesado en golpear Italia porque la profecía dice que los musulmanes derrotarán a Roma", comenta el experto.

McCants hace referencia a una profecía atribuida a Mahoma, según la cual "la gran batalla" antes del Juicio Final tendrá lugar en la ciudad siria de Dabiq y en ella un ejército musulmán vencerá a otro (según se dice literalmente) "de romanos".

"Dabiq", de hecho, es el nombre del principal órgano de propaganda del EI, publicado en inglés y caracterizado por su cuidada edición y presentación en la que se combinan, una vez más, las técnicas más modernas de difusión del mensaje con unos contenidos cuyas raíces se hunden en el siglo VII.

La ciudad de Dabiq, muy cerca de la frontera con Turquía y de muy escasa importancia militar, permaneció en poder del EI desde mediados de 2014 hasta el pasado 16 de octubre, cuando fue recuperada por unidades rebeldes sirias no yihadistas, con el apoyo de tropas turcas.

McCants sostiene que pese a que el EI "será derrotado pronto" en lo que se refiere a su versión política, sobrevivirá "como una organización terrorista e insurgente en muchos países", en los que se mantendrá mientras persista la inestabilidad política.