21 de agosto
Lunes
Despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
lunes 3 de julio de 2017, 01:00

Existen 30.259 sociedades anónimas y aportan el 53% de los impuestos

Los registros de Tributación revelan la participación de estas empresas en la recaudación de impuestos. Expertos señalan que la eliminación de las acciones al portador no ahuyentará las inversiones.

Samuel Acosta

@acostasamu

Según datos de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), al cierre del 2016 se hallan registradas bajo la figura de sociedades anónimas 30.259 empresas, la gran mayoría son aportantes a los tributos del Iragro e Iracis por actividades vinculadas al sector de la industria, agricultura y ganadería.

Actualmente, está en discusión un proyecto de ley que busca transparentar la constitución de empresas conformadas bajo la figura de acciones, eliminando las denominadas al portador, con lo que desaparecería la figura de las sociedades anónimas. La ley pretende con esto lograr la identificación real de los propietarios de las empresas, a fin de que las instituciones de control puedan llegar hasta ellos en caso de evidenciar evasión de impuestos, lavado de dinero, entre otros actos ilícitos.

Vale aclarar que estas 30.259 incluyen a todas las SA registradas en el Sistema Marangatú, inclusive, aquellas que registran suspensión temporal o tienen a la fecha el Registro Único del Contribuyente (RUC) bloqueado por morosidad u algún otro impedimento con el Fisco.

Al consultar a las autoridades de Tributación al respecto de los ingresos tributarios que generó este segmento de empresas, respondieron que se consideró el total de pagos ingresados por las SA (activas, bloqueadas, suspendidas y canceladas en el 2016) a la SET durante el 2016.

Los ingresos son en concepto de IVA, Iracis, Iragro, ISC y Maquila más intereses, multas por mora, contravención, omisión de pagos y defraudación que fueron pagadas en ese año, así como retenciones que le fueron practicadas en estos mismos conceptos, menos las retenciones que las SA practicaron a terceros y las devoluciones de créditos fiscales que les fueron acreditadas por la SET.

APORTE AL FISCO. En el 2016, el 53,5% del total de los ingresos tributarios que obtuvo la SET provinieron de empresas bajo la figura de sociedades anónimas, esto en cifras significó una recaudación de G. 6.574.812 millones (USD 1.195 millones).

Los registros muestran que 28.758 empresas SA aportan al Régimen General de Irasis e Iragro, 1.393 son beneficiarias del Régimen de Turismo y unas 108 aportan al Régimen de Maquila.

Estudio de la Ley. A nivel parlamentario, la iniciativa para la eliminación de las SA nació en la Cámara de Diputados, y su proyectista, el diputado Éber Ovelar (ANR) recordó que por Ley 4100 del 2010 el Paraguay se comprometió a adoptar unas 40 recomendaciones del Grupo de Acción Financiera (Gafi), que incluye la eliminación de las acciones al portador.

El próximo año este organismo internacional realizaría una revisión sobre la situación de Paraguay, que podría recibir como sanción ser incluido en la lista gris de países no cooperantes con la transparencia.

Las autoridades tributarias señalaron que la principal dificultad para responsabilizar el incumplimiento tributario en las SA es la limitación para identificar a los verdaderos propietarios o beneficiarios finales y determinar de esta forma el destinatario último de los beneficios obtenidos por una sociedad, o de los infractores en caso de incumplimientos, defraudación o evasión.

"Al permitir las SA el anonimato de estos beneficiarios finales, constituyen una vía susceptible de ser utilizada para la comisión de hechos punibles, tales como lavado de activos, evasión fiscal, financiamiento al terrorismo u otros similares", respondieron.

Añadieron que la tendencia mundial es eliminar las acciones al portador en las sociedades, esto como resultado de la presión internacional que exige a los países emisores y receptores de capital, la identificación de los beneficiarios finales con el propósito de evitar acciones tendientes a la reducción de impuestos, o la comisión de los hechos punibles señalados anteriormente.