20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 18 de marzo de 2017, 01:00

Existe, pero sometida al bien común

Primero fue la propiedad colectiva durante mucho tiempo. Luego, las personas comenzaron a quedarse para sí con algunas cosas. Con los años la apropiación se hizo más intensa. Pero los dos tipos de propiedad (colectiva y privada) coexistieron mucho tiempo. Se distinguía perfectamente la parcela para alimentarse y lo que era el campo comunal. Reinaba una armonía y respeto para ambas.

Pero...

Por ser más fuertes sus dueños, porque (siempre los más fuertes) necesitaban más tierras, porque en las guerras el vencedor se creyó con derecho de tener más, mucho más, porque... porque... Inventen todos los “porqués” que quieran, pero el resultado era que unos pocos se quedaron con mucho o con todo. Y no se les ocurrió nada mejor que sacralizar esa propiedad privada. Y la hicieron inviolable.

En el diccionario Larousse inviolable es lo que “no se puede violar o profanar”; el que “goza de protección especial”. La propiedad es algo con olor a sagrado y que está especialmente defendida.

Gracias a Dios que, además de los económicamente poderosos, existen también los filósofos, los pensadores sociales, los intelectuales, los teólogos, etc.

Y cuando se pusieron a pensar (si no fueron antes comprados), descubrieron que hay algo superior la “propiedad privada” y que es el “bien común”. Ese bien que atañe a una colectividad de personas y que hace que en aspectos importantes de la vida, el bien de muchos prevalezca sobre el bien de uno o de unos pocos.

No es lícito que uno acumule toda la comida y los demás tengan que morir de hambre. Si la posesión de la tierra es riqueza, alimento, trabajo, seguridad para tener una vivienda, esparcimiento, etc., tampoco es lícito que haya latifundistas que dejen sin tierra a 300.000 familias como ocurre en el Paraguay.

¿Es inviolable la propiedad privada?

Respuesta: Hasta cierto punto. Mientras no atente al bien común de una colectividad.