6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 30 de agosto de 2016, 01:00

Ex empleados confirman insalubridad y maltratos en el local de Don Vito

La confirmación de que la elaboración de alimentos en el intervenido y clausurado local de Don Vito, de Julio Correa y Teniente 1° Manuel Benítez, se hacía sin las mínimas condiciones de salubridad, además del maltrato que recibían de parte de los propietarios, fue hecha ayer ante el Ministerio del Trabajo, Empleo y Seguridad Social por 14 funcionarios de ese negocio.

Los empleados que fueron despedidos por difundir vídeos y fotografías donde se ven crías de ratas entre empanadas e insumos para las comidas declararon ayer en el marco de un proceso investigativo en el cual están imputados María Evangelista Bergman viuda de Scura (dueña) y Marc Henri Boydens (administrador).

Juan Lovera, vocero de los trabajadores, explicó que a comienzos de julio pasado ya denunciaron ante la Comuna capitalina sobre la falta de higiene en la preparación de los productos que eran vendidos en ese comercio y eran distribuidos en otros siete que funcionan en distintos puntos de la capital.

Asimismo, dijo que el pasado 23 presentaron una nota a la institución municipal, denunciando el funcionamiento irregular de este local, lo cual derivó en la adopción de la medida de urgencia de inhabilitarlo, debido a que Boydens no permitía el ingreso de los fiscalizadores comunales.

Lovera sentenció que este administrador ordenó cerrar las puertas de Don Vito y falsear la realidad con carteles de construcción para evitar precisamente a los inspectores.

ABUSOS. En otro momento, el ex empleado indicó que eran sometidos a trabajar en un lugar que no tenía requisitos de seguridad, higiene y salubridad, por menos del salario mínimo legal, es decir, G. 1.700.000. Apuntó que Boydens decía siempre que tenía amigos en la Comuna y en el Gobierno y que podía hacer desaparecer la carpetas.

“Por nuestra propia ignorancia vivíamos esclavizados. Nos debían tres meses de salarios y la verdad es que teníamos miedo de perder nuestros trabajos a pesar de los malos tratos. No perdíamos la esperanza de cobrar nuestro dinero”, lamentó.

Acotó que al final fueron despedidos sin recibir ni un solo beneficio de parte de la patronal, ni siquiera el IPS, que no se encontraba al día.

“Ya se sabía que había ratas y bichos en el local. Y que ellos (los propietarios) no permitían el ingreso de los inspectores municipales para verificar todo. Desde el 2014 tienen la licencia vencida de la INAN”, puntualizó.