22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
miércoles 31 de mayo de 2017, 02:00

Evitar que mala restauración dañe la iglesia de Yaguarón

La iglesia franciscana de Yaguarón, uno de los patrimonios históricos culturales más importantes del país, se encuentra en un deplorable estado, con las tareas de restauración paralizadas desde hace casi dos años, tras comprobarse que las intervenciones tuvieron graves irregularidades y hasta hubo falsificación de documentos de la empresa que había sido contratada y luego suspendida, pero una empresa desprendida de esta se mantiene entre los nuevos oferentes. Las autoridades y los expertos en proteger los bienes culturales deben extremar los cuidados para que esta vez los trabajos se hagan debidamente y no se repita otro penoso caso de graves daños causados al patrimonio.

La iglesia de San Buenaventura, más conocida como iglesia de Yaguarón, cuya construcción empezó en 1755 y culminó en 1772, es una verdadera reliquia del arte barroco franciscano-guaraní. Entre sus atractivos más apreciados se incluyen una bóveda finamente labrada, un altar ornamentado y decorado en oro, y los retablos tallados en madera y recubiertos con láminas de oro.

Este templo, ubicado en el centro de Yaguarón, declarado Patrimonio Histórico y Cultural del Paraguay, exhibe sin embargo un pronunciado deterioro en su estructura ante el paso del tiempo y la falta de un mejor mantenimiento, que ha obligado a someterlo a la restauración.

Sin embargo, el último proceso de intervención ha tenido serias irregularidades. La firma adjudicada con la obra, el consorcio C&C, formado por las empresas Caraguatay SA e IBC Ingeniería, fue cuestionada por sus trabajos realizados y finalmente la propia Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) tuvo que anular la contratación por un valor de 12 mil millones de guaraníes en el 2015, al comprobar que hubo una falsificación de documentos para obtener el respaldo financiero.

Esta interrupción del proceso ha obligado a que los trabajos de restauración queden interrumpidos durante casi dos años. Actualmente el interior del templo está cubierto de andamios, lo que impide que sea visitado y apreciado debidamente como destino turístico.

Los integrantes de la Comisión Pro Restauración de la Iglesia de Yaguarón indicaron en una serie de reportajes realizados por este diario que expertos llegados de España y Suiza opinaron que lo realizado hasta ahora fue "una verdadera barrabasada".

En un pronunciamiento de la misma Comisión se expresa una especial preocupación por el estado en que se encuentra el sector de la Sacristía, ya que el cielorraso policromado ha sido desmontado y guardado en un depósito por todo este tiempo. Las piezas con más de 240 años de antigüedad se hallan expuestas a la humedad y al deterioro, ante la falta de prosecución de los trabajos. Otro cuestionamiento es que entre los actuales oferentes para proseguir los trabajos se encuentra la empresa Caraguatay SA, que fue integrante del mismo consorcio al que se tuvo que rescindir el contrato por las irregularidades detectadas.

Urge proseguir la restauración de la iglesia de Yaguarón, pero las autoridades y los expertos en proteger los bienes culturales deben extremar los cuidados para que esta vez los trabajos se hagan debidamente y no se cometa otro grave daño a un valioso patrimonio histórico y cultural.