2 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 2 de octubre de 2016, 01:00

“Eventualmente se pueden posponer las elecciones del Consejo Directivo”

Por Pepe Vargas

jvargas@uhora.com.py

Para el vicerrector de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), Ing. Héctor Rojas, dependerá de cada facultad posponer sus elecciones para no “enturbiar” un nuevo estudio de la reforma estatutaria.

–¿Qué lectura hace de la situación ahora que cada vez se aleja la posibilidad de que se cumpla la reforma que piden los estudiantes?

–Mantengo siempre que la única vía es el diálogo y veo que esto no se aleja, sino al contrario, nos vamos aproximando. La idea inicial de los jóvenes era una paridad del número de estudiantes en los órganos de gobierno y los no docentes intervinieron y pidieron lo mismo. Pero la tendencia ya no es esa, que es un avance fruto del diálogo. Es decir, ya no se habla de paridad, sino que ninguno de los tres estamentos de los órganos de gobierno tengan mayoría propia. Es otro criterio y valedero totalmente. Con eso, más otros como, por ejemplo, las personas que integran los consejos directivos no ocupen cargos de confianza y otros.

–¿Eso se iba a definir en la frustrada sesión de la AU?

–Es que esta última asamblea se convocó en esa línea. Lamentablemente algo ocurrió que, en el momento, en que se estaba consensuando y se iba al voto, se invadió el predio y se decidió levantar la sesión.

–Pero ¿hay voluntad para que ningún estamento tenga mayoría propia?

–Voluntad siempre existió, solamente que por la imposición no se puede; y más cuando los pedidos no son tan fáciles de consensuar y acá se estaba llegando a un consenso después de bastante tiempo de negociación y lucha; lamentablemente, no se concretó. Entonces la Asamblea quedó constituida como la última reunión que, entiendo, no es la más favorable para el estamento estudiantil. Hubiese sido mejor si concluíamos la Asamblea.

–Y, ahora, los tiempos se acortan porque fenece el mandato de los asambleístas y se avecinan elecciones del Consejo Directivo...

–Esas dos condiciones conspiran contra un arreglo pronto de esta situación; así que esperemos que en estos días se pueda avanzar para llegar a un feliz acuerdo.

–Pero si una unidad académica decide ir a elecciones en la primera semana de octubre, entra en vigencia el Estatuto que se reformó el 24 de agosto pasado...

–Pero si se llega a un acuerdo y se convoca la AU, que es la máxima autoridad de la UNA, eventualmente se puede posponer lo más que se puedan las elecciones del Consejo Directivo para que se trate la composición nueva.

–¿Se está analizando posponer las elecciones del Consejo Directivo?

–No, hasta ahora, porque estábamos a las puertas de un acuerdo. Al no darse es que el escenario cambia. Pero creo que acelerando un poco y con la voluntad de las partes se puede aún llegar a tiempo. Postergar las elecciones no sé si será la mejor solución, pero es una posibilidad. Lo que ocurre es que si hay voluntad de las partes, siempre se encuentra una solución.

–¿Hay forma de plantear a las facultades para no realizar todavía elecciones?

–Ninguna de las autoridades, salvo la AU, tiene esa potestad. Para llegar a eso tendría que convocarse a la Asamblea para poner las reglas de juego para que se avance.

–¿Y el rector no tiene potestad de convocar a la AU?

–Ocurre que es la tercera convocatoria, y esta última asamblea fue convocada por él (por el rector Abel Bernal) y no terminó. Incluso trasladamos esta sesión a Asunción, donde había más garantías y donde no iba a ocurrir nada.

–Los estudiantes están juntando firmas de la mitad más uno de la AU para que vuelva a reunirse. ¿Usted ya firmó?

–Yo me negué y les expliqué las razones, porque ellos dijeron que se podía garantizar la reunión y no me haría responsable de recomendar a los demás para someterlos a un encerramiento. No podemos invitar a los asambleístas para que el ambiente que se desarrolla no sea el mejor. Las deliberaciones no son con libertad con un ruido afuera; uno a veces no puede escuchar lo que se está exponiendo ni tiene la tranquilidad de pensar en su propuesta o entrar en un debate. Además, escuché que cuestionan el voto secreto y eso es un derecho constitucional; entonces si eso se violenta, vamos por mal camino.

–Permítame entender mejor. Con las elecciones en puerta, ¿quedará tiempo para volver a debatir en la AU la composición numérica de los órganos de gobierno?

–Realmente es complicado. Pero asumiendo que la nota la presenten el martes 4 y ahí mismo el rector convoca al Consejo Superior –que sería el jueves– el llamado implica siete días (13 de octubre).... Y si hay unidades académicas que llamaron a elección para la primera semana de este mes va a ser muy difícil que esto se revierta; salvo que exista, de parte de esas facultades, la voluntad de postergar la fecha y nos abocamos a lo que la Asamblea resuelva.

–¿Cuál fue la propuesta del estamento docente para destrabar este conflicto?

–Los que propusieron el 4-2-2 dicen que solo habrá cuórum con la mitad más uno, siempre y cuando esté un cuarto de los miembros de cada uno de los estamentos. Entonces ahí ya se garantiza que uno solo de los estamentos tome decisiones por sí mismo. Hay una serie de condicionamientos que aclaraban la preocupación; ese es uno de los ejes. Lo otro es que quienes tienen cargos de confianza no formen parte de los órganos directivos. Y lo de la no reelección (indefinida), que es una interpretación que se daba. Son cuestiones que vamos resolviendo, estamos por buen camino. Ahora, si por el tema de composición de órganos de gobierno lo que enturbia es la proximidad de las elecciones de Consejo Directivo.

–Pero la Asamblea, ¿podría rever eso después o no?

–Después de que se realicen las elecciones, no. Si uno fue electo ya está. Veo muy difícil, si la elección se realiza, que se revierta la composición. Quedará para el próximo llamado dentro de dos o tres años.

–Muchos referentes de la UNA opinan que los docentes buscan seguir con el estatuto actual para mantener privilegios. ¿Qué opina usted de eso?

–Lo que no está bien es generalizar. Hay 12 facultades y en algunos de ellas seguramente ocurrió eso, pero muy pocas. Además, eso ya está previsto en el Estatuto ahora porque antes se cambiaba el Estatuto y se ponían en cero las cuentas. Eso se está previendo, computar la reelección para evitar que una autoridad sea reelecta más de una vez.

–¿Cree que con esto se limpiaría esa imagen que tienen las autoridades de la UNA, quienes buscan, al parecer, perpetuarse en sus cargos?

–Esa duda siempre existe en las administraciones lamentablemente y, en algunos casos, tal vez hasta con razón. Pero lo terrible es generalizar. Es más, yo no veo a los docentes más calificados como que quieran perpetuarse en el cargo. Generalmente, el docente o el investigador su preferencia es eso, los cargos administrativos son accidentales.