6 de diciembre
Martes
Poco nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 10 de septiembre de 2016, 05:02

Estrasburgo pretende ampliar su patrimonio mundial con el barrio alemán

Estrasburgo (Francia), 10 sep (EFE).- La ciudad francesa de Estrasburgo afronta los últimos meses para convencer a la Unesco de que el patrimonio mundial de la ciudad debe ampliarse de la Gran Isla (casco histórico con la catedral, incluido en 1988) al barrio alemán o imperial, conocido como Neustadt (ciudad nueva).

Ese barrio fue levantado entre la anexión de Estrasburgo al imperio alemán, en 1871, y el fin de la Primera Guerra Mundial (1914-18). En su día, triplicó la extensión de la ciudad, y allí se instalaron unos 100.000 alemanes llegados del otro lado del Rin.

Hoy es el barrio con mayor densidad de la capital alsaciana y cuenta con unos 4.000 inmuebles, de los cuales el 10 % son de estilo Art Nouveau. Desde el punto de vista arquitectónico, se le considera precursor en la concepción de la construcción urbana.

El teniente de alcalde Alain Fontanel, explicó en una visita a la zona por qué la Neustadt debe ser patrimonio de la Unesco. Primero, por su carácter excepcional, ya que todo lo construido en esa época en Alemania fue destruido por los bombardeos aliados en 1944-45, al final de la Segunda Guerra Mundial.

Pero hay más: "es patrimonio alemán construido en suelo francés", por lo que está presente la idea de Europa y el sentido europeo de paz, en especial en la plaza de la República (antes Kaiserplatz), el punto más emblemático de la Neustadt.

La plaza está flanqueada por los palacios del Rin (antes del Kaiser), la Biblioteca Nacional y Universitaria, el Teatro Nacional de Estrasburgo (que en su día albergó la dieta de Alsacia-Lorena), la Delegación del Gobierno y la Dirección de Finanzas.

En el centro, y rodeada de vegetación, se halla una escultura a los muertos por Francia en las guerras del siglo pasado, que representa a una madre alsaciana que sostiene en sus brazos a dos hijos sin vida, uno en el bando francés y otro en el alemán.

El monumento refleja la idiosincrasia de Alsacia. De nuevo, la idea de Europa y de la paz. Para Fontanel, "es uno de los pocos monumentos a los muertos de carácter pacifista".

Sólo en la Primera Guerra Mundial, 380.000 alsacianos y de la región ahora francesa de Lorena lucharon en el Ejército alemán, mientras que 18.000 lo hicieron en el francés.

Ya en la Segunda Guerra Mundial, cuando el régimen nazi en 1940 integró de nuevo Alsacia en Alemania, se produjo la incorporación forzada a la Wehrmacht de los llamados "malgré-nous" (a pesar nuestro), 100.000 alsacianos y 30.000 jóvenes de Mosela.

Desde la plaza de la República, los urbanistas de la Neustadt trazaron una recta de 650 metros, lo que hoy es la avenida de la Libertad, hasta la plaza de la Universidad, donde se levanta el palacio de la Universidad, inaugurado en 1884 por el káiser Guillermo I.

En la Neustadt están la avenida de los Vosgos (una de las arterias principales), el Jardín Botánico (1884), el palacio de Fiestas (1903), donde dirigieron Mahler, Richard Strauss o Münch, el observatorio (1881) y los baños municipales (1908).

El Patrimonio Mundial de la Unesco lo integran 1.052 sitios (culturales, naturales y mixtos) en 153 países. Este año la obra arquitectónica de Le Corbusier fue incluida en la lista de la Unesco, junto a los dólmenes de Antequera y otros 19 bienes.

El pasado mes de marzo, la Unesco aceptó la candidatura "De la Gran Isla a la Neustadt. Una escena urbana europea", que había presentado tres meses antes Francia para Estrasburgo.

La propuesta pone en valor la continuidad del paisaje urbano, dominado por el patrimonio arquitectónico, el agua del río Ill y los canales y las zonas verdes.

Hasta mayo de 2017, un grupo de expertos internacionales evaluará la candidatura. En la 41 edición del Comité del Patrimonio Mundial, que se celebrará en julio de 2017 en Cracovia (Polonia), la Neustadt de Estrasburgo puede unirse a la Gran Isla.