19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 4 de junio de 2017, 01:00

Estafadores retiran autos a cuota y venden al contado, a menor costo

Víctimas compran vehículos que tienen orden de secuestro. Son rodados que se compraron a cuotas, y que antes de terminar el pago son vendidos, al contado, pero a un costo tentador por ser menor al precio de mercado.

Un sistema que está en auge por parte de bandas de delincuentes es estafar con vehículos. La víctima compra un automóvil o una camioneta de buena fe, pero tiempo después la Policía Nacional se lleva el rodado con una orden de secuestro emitida por una autoridad judicial.

Hasta la quincena de mayo del 2017, el Departamento de Control de Automotores de la Policía Nacional ya incautó 43 vehículos por orden judicial debido a un impago de la cuota a una playa o concesionaria. Pero los que tienen el rodado terminan siendo víctimas ya que ellos no son los que debían por el móvil.

El comisario principal Inocencio Machado, jefe de Control de Automotores, explicó que existen bandas de delincuentes que se dedican a la estafa con la compraventa de vehículos. El uniformado manifestó que hubo un aumento de estos casos.

¿CÓMO FUNCIONA? Una persona, en este caso el delincuente, se acerca para comprar un vehículo de una firma del rubro de automóviles, algunos utilizan identidades falsas y otras veces la real, realiza un depósito y pide el fraccionamiento de las siguientes cuotas, algunas a 12, 24 o hasta 48 meses. Los primeros dos meses normalmente se cumplen, pero luego se inicia la estafa.

A partir del mes en el que empieza el incumplimiento del pago de las cuotas ya comienza la oferta del vehículo. El móvil que se había comprado ya cuenta con chapa, poco kilometraje y se ofrece a un costo mucho menor que en el mercado, convirtiéndolo en una oferta interesante para los compradores de buena fe.

Los embaucadores además falsifican las documentaciones del rodado y son ayudados incluso por escribanos amigos, según las investigaciones policiales. Ya con la producción de documentos venden al contado los rodados por un importante monto de dinero, pero claro, mucho más bajo que su costo normal.

A partir de ahí empieza una odisea. Las playas o concesionarias solicitan vía judicial el secuestro del móvil, y la Policía busca e incauta el vehículo de un comprador de buena fe, que pierde el rodado y el total de la suma que abonó por él. Y, además, corre el riesgo de quedar con un proceso judicial abierto.

El comisario Machado indicó que para evitar ser víctimas de robacoches y estafadores, el Departamento de Control de Automotores pone a disposición de la ciudadanía sus servicios para que un perito pueda verificar el rodado que va a comprar y así evitar inconvenientes en el futuro. La línea de la delegación es (021) 302-820 y 302-922.