10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 21 de julio de 2016, 01:00

“Está como una niña de preescolar y no escribe como una de 14 años”

“Está como una niña chiquita del preescolar. Pinta y escribe como una niña de esa edad y no como una de 14 años. Prácticamente volvió a nacer, nos dijo el doctor”, contó ayer la madre de la estudiante del noveno grado que se intoxicó con vodka y energizante el pasado 6 de julio en Villeta, sobre la evolución de su hija.

La señora señaló que la menor despertó del coma alcohólico el pasado martes. La paciente estuvo en ese estado desde aquella fecha en que compartió la bebida alcohólica con ocho compañeros de diferentes grados en la Plaza de los Héroes de la mencionada ciudad.

La mujer señala que tras una conversación con su hija, esta le aseguró que ella no compró la bebida y que se desafiaron con el fondo blanco. “Accedió para ser aceptada en el grupo”, dijo la madre, al remarcar la versión dada por su aún convaleciente hija.

“Ella sigue medicada y su proceso de recuperación será largo. Se despierta para comer, yo le ayudo porque no puede sola. Luego vuelve a dormir. Habla un poco y relató por partes lo que sucedió, pero casi no recuerda nada”, comentó.

Aún la visita es restringida para la estudiante. Los médicos reportaron a sus familiares que se está recuperando de la neumonía que contrajo en el hospital de IPS, pero que su estado sigue siendo delicado. Por ello, sus allegados evitan hablar con detalles sobre lo acontecido, porque al recordar se agita y llora. Su madre comentó que existe peligro de recaída y por ello considera de momento insignificante saber la versión de la menor.

“Lo importante es que mi hija despertó. Lo más valioso para mí es llevar con vida a mi hija. Debe recibir ayuda de una sicóloga para ir superando todo. También tenemos que solucionar sus ausencias en el colegio, pero eso no nos preocupa”, refiere la progenitora.

Los antecedentes señalan que la menor, mientras esperaba tener la clase de Educación Física, fue con sus compañeros a consumir la bebida adquirida de una estación de servicios de Villeta. Luego de tomar el vodka se desvaneció y sus compañeros en un intento desesperado le dieron de beber energizante, que finalmente agravó su situación.

El colegio en donde cursa el noveno grado fue verificado por autoridades del Ministerio de Educación y Cultura, que dispusieron que los estudiantes sean asistidos por sicólogos tras el episodio.