26 de septiembre
Martes
Despejado
20°
33°
Miércoles
Muy nublado
21°
34°
Jueves
Muy nublado
20°
30°
Viernes
Chubascos
18°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 26 de junio de 2017, 01:00

Essap proveyó agua a refugios y reclama G. 9.000 millones

La restitución de los costos del servicio de provisión de agua potable y de alcantarillado sanitario prestado a los diferentes refugios de damnificados por las inundaciones, en el periodo comprendido entre el 2014 y el 2016, es gestionado por la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) ante el Ministerio de Hacienda.

El monto, que asciende a G. 8.698.465.776, benefició en su momento a un total de 21.966 familias ribereñas instaladas en los albergues habilitados oficialmente por la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), donde se instalaron canillas provisorias para el uso del vital líquido.

De acuerdo con un informe de la Gerencia Comercial del Gran Asunción de la ex Corposana, la deuda de junio 2014 a enero del 2015 (ocho meses) fue de G. 365.277.072, por servicio que llegó a 15.534 familias; en tanto que de diciembre del 2015 a junio del 2016, fue de G. 2.333.188.704, para 6.432 familias.

TRÁMITES. El presidente de la empresa aguatera, arquitecto Ludovico Sarubbi, explicó que la solicitud de reembolso tiene buena receptividad por parte de las autoridades de la referida secretaría de Estado.

Dijo que de hacerse efectivo el pedido, la restitución del dinero se estaría dando a través de su inclusión en el presupuesto de la citada Secretaría de Emergencia.

“Nuestra solicitud se da de esa manera porque con la SEN coordinamos cómo hacer las extensiones para proveer de agua potable a esos asentamientos y en qué lugares establecer las conexiones provisorias”, acotó.

Apuntó igualmente que “queremos que se nos reembolse todo el costo de estos servicios desde mi administración hacia adelante. En las anteriores no se dieron tantas crecidas en Asunción y su área metropolitana. Estoy en el cargo desde setiembre del 2013 y este pedido abarca desde el 2014 al 2016, que fue el periodo en que se tuvieron inundaciones que sacaron a muchas familias de sus casas en las zonas ribereñas”.

“Hay que tener en cuenta que la provisión de agua para toda esa gran cantidad de gente tiene un costo y si la Essap no lo recupera es una pérdida que debe absorber”, manifestó.

Finalmente insistió en que “estos dos o tres años últimos fueron en cierta forma los más intensos en cuanto a los efectos que tuvieron las subidas del caudal del río. En poco tiempo se dieron varias crecidas”.