27 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 15 de septiembre de 2016, 18:55

Escritor español cree que los libros no deben competir con las nuevas tecnologías

La Paz, 15 sep (EFE).- El escritor español Alfredo Gómez Cerdá afirmó hoy en Bolivia que los libros no deben intentar competir con las nuevas tecnologías y abogó por enseñar a los niños desde pequeños que la lectura cuesta, pero que puede "aportar mucho más".

"Leer no es jugar, leer es leer y jugar es jugar, y si el libro quiere competir con las nuevas tecnologías, creo que lo tiene todo perdido porque es mucho más atractivo jugar con una máquina que leer un libro", dijo Gómez en una entrevista con Efe en La Paz, a donde llegó para participar en la Feria del Libro de esa ciudad.

Para el escritor, nacido en Madrid en 1951, un niño "tiene que empezar a comprender desde muy pequeño que el libro es otra cosa, que incluso puede costar trabajo leerlo, pero que también nos puede aportar mucho más".

El autor, ganador en 2009 del Premio de Literatura Infantil y Juvenil de España por su obra "Barro de Medellín", sostuvo que la comunicación con los niños "es muy misteriosa", pero que algunos escritores tienen cierta facilidad para "entroncar" con su mundo.

Gómez consideró "un error" escribir para niños desde la visión de adulto porque, según dijo, "ese tipo de libros han pasado a la historia, afortunadamente".

"Al niño hay que hablarle de tú a tú y hay autores que tienen esa habilidad de saber ponerse al lado del niño y contar una historia con un lenguaje normal, sin diminutivos, sin ñoñerías", afirmó.

A su juicio, también es importante que el niño "se vea reflejado de alguna manera" en la historia que se le cuenta, "que vea que estás hablando de él, de sus preocupaciones, de su mundo".

El escritor no supo explicar cómo consigue llegar al público infantil con sus obras, pero tiene claro que disfruta mucho al conversar con ellos y que le apasiona su trabajo.

"Un escritor se puede realizar perfectamente escribiendo literatura infantil. Puedes hablar de cualquier tema, de todos los temas, es cuestión de cómo lo plantees a un niño", sostuvo.

Entre sus referentes, mencionó al británico Roald Dahl, a quien se refirió como "el maestro de los maestros", la austríaca Christine Nöstlinger y los también hispanos Fernando Alonso y Juan Faria.

Gómez confesó ser un autor "más realista que fantástico", sobre todo en los libros para adolescentes y jóvenes, en los que prefiere "reflexionar sobre el mundo y la realidad".

Cuestionó el surgimiento en España de una literatura "más facilona", "rosa" y "muy edulcorada", sobre todo en el género juvenil, en la que se ven ciertos estereotipos "que parecen de hace cien años" y que llevan a preguntarse si hubo o no una evolución.

"Hay toda una tendencia dentro de la narrativa juvenil que está ahí, que tiene su hueco y que a mí me da un poco de pena. Sí son libros fáciles de leer, pero la literatura tiene que ser otra cosa", manifestó el escritor madrileño.

Gómez prefiere lo que se conoce como la "literatura fronteriza", que está escrita pensando en un público juvenil pero que puede ser disfrutada igualmente por adultos.

Un ejemplo de ese tipo de libros es su "Noche de alacranes", publicado en 2005 y con el que ganó en su país el premio Gran Angular ese mismo año.

Aunque la crisis también afectó a algunas editoriales en España, la literatura infantil y juvenil siguen teniendo fuerza y eso se demuestra en los índices de lectura por edades, según Gómez.

El también ganador del Premio Hache de Literatura Juvenil en 2012 visita Bolivia por primera vez con "mucha ilusión", ya que, según dijo, muchas veces en sus viajes obtuvo ideas para escribir.

Es el caso de "Barro de Medellín", escrito a partir de un viaje a esa ciudad colombiana, o "Las venas de la montaña negra", ambientado en Perú, por lo que no descartó "escribir en el futuro un libro ambientado en Bolivia".

Dentro de la Feria Internacional del Libro de La Paz, este viernes el autor participará en la presentación de una nueva colección de libros de Santillana y tendrá un encuentro con la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil.

Por Gina Baldivieso