3 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 8 de agosto de 2016, 01:00

“Es un trabajo en equipo”

La fabricación de pelotas es un trabajo en equipo, asegura Jorge Riveros Melgarejo, quien es propietario de su propia empresa denominada JRM, que da trabajo a unas 35 familias de la ciudad, que le ayudan a coser las pelotas que él corta con sus maquinarias en su taller hogareño.

Riveros es, a la vez, presidente de la comisión del barrio Niño Jesús de Quiindy, que proyecta la construcción de la Plaza de la Pelota y el Pelota Róga, con la intención de atraer hasta este lugar a los visitantes y mostrarles el proceso de fabricación de este elemento deportivo y recreativo. La palada inicial para esas obras se realizó el fin de semana pasado con la presencia de Marcela Bacigalupo, ministra de Turismo, y Alba Acevedo, intendenta de la ciudad.

Riveros indica que en temporadas altas puede llegar a fabricar unas 1.000 pelotas, que representan un pago semanal de entre 400.000 a 1.500.000 a las personas que trabajan en la costura de los balones. El monto varía de acuerdo con la cantidad de pedidos que reciba Riveros por semana. Los precios de las pelotas van desde los G. 15.000 (las más pequeñitas), G. 25.000, G. 50.000 y G. 150.000 (las de competencia). Desde hace 25 años que Riveros trabaja en este oficio, que aprendió de sus tíos. Incluso comenta que viajó a Uruguay a trabajar en la fábrica de Luis Cubilla, ex DT de Olimpia, en donde se encargaba de coser las pelotas. Luego regresó a su Quiindy natal para dedicarse al oficio y dar trabajo a otras personas, además de liderar los proyectos que tienen de convertir a su barrio en un lugar que identifique y represente a la pelota, dentro de esta ciudad.