24 de junio
Sábado
Mayormente nublado
18°
28°
Domingo
Mayormente nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Martes
Mayormente nublado
18°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
lunes 12 de junio de 2017, 01:00

Es nueva abanderada latinoamericana

Vero Cepede concentró todas las miradas de propios y extraños. Mientras la prensa paraguaya colmó espacios audiovisuales y escritos con sus vivencias, la internacional también valoró su gran gestión en Francia, como el importante cotidiano argentino Clarín que la reconoce como “la abanderada latinoamericana”.

“No es fácil –reconoce la protagonista de este otro hito histórico- Hay muchas argentinas, brasileñas que vienen remando. Por eso también es un gran orgullo ser número 1 de Sudamérica”.

Lo que más le costó a Vero en Francia, fue justamente chocar con otra figura sudamericana, su gran amiga Mariana Duque Mariño, más incluso que el enfrentamiento ante la favorita y top 17 del orbe, la rusa Pavlyuchenkova, a la que superó en segunda ronda.

–Sufriste mucho en el partido contra Duque Mariño.

–No es fácil jugar contra una amiga, alguien a quien conozco tanto, salimos a comer, formamos pareja de dobles y compartimos tanto. Yo no podía controlar los nervios. A ella se le veía más tranquila. Como siempre digo, cuando uno entra a la cancha ya es guerra. Pero el contenido emocional y afectivo es difícil controlar. Por estas circunstancias especiales yo creo que fue el partido más difícil.

–Y también fue el encuentro más sufrido.

–Gané un partido en el que no jugué mi mejor tenis. A veces hay que ganar como sea. Di todo en la cancha. Jamás me sentí peor. En el tercero jugaba en automático. Experimenté tantos nervios que hasta llegue al vómito. Fue efectivamente mi partido más doloroso. Sufrí y muy feo. No disfruté para nada este partido.

–¿Alguna vez viviste una experiencia similar?

–Nunca. Fue un cúmulo de situaciones. Jugar contra una amiga, en una instancia tan importante de un Grand Slam. Pensar en una 4ª ronda por primera vez. Demasiadas cosas de por medio hacen que uno se ponga más presión de la habitual.

Salí de la cancha como si estuviera anestesiada. Estuve una hora en la camilla del doctor.