4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
domingo 6 de noviembre de 2016, 01:00

“Es marginal el presupuesto de la Contraloría para transformarla”

Por Víctor Ferreira

@VicFerreira77

José Enrique García asumió como nuevo contralor general de la República la semana pasada y desde entonces no dejó de recibir a diferentes dirigentes políticos y funcionarios en su oficina. El viernes último, García accedió a una entrevista con ÚH, donde manifestó su preocupación por el “exiguo” presupuesto de la institución para el cumplimiento de sus funciones. Habló sobre el caso Ivesur y los cambios que planteará al frente de la institución que manejará durante cinco años. El desafío principal será cambiar la percepción que tiene la ciudadanía de la institución, que es fundamental para el control de la administración pública.

–¿Cómo encontró la Contraloría?

–Estamos entrando en materia, tuvimos una reunión con directores, estamos revisando organigramas, conociendo la situación. Tenemos todavía como eco de la Contraloría lo que la gente piensa de la institución, hay como un cansancio muscular institucional y un descrédito generalizado.

–¿Qué es lo primero que piensa hacer al frente de la institución?

–Tenemos como primera tarea, la cual estamos privilegiando con el subcontralor, que tiene que ver con algunos órganos del Estado que, al amparo de una interpretación y de unas acciones tramitadas en la Corte, entienden que no deben ser auditados por la Contraloría y sí por el Tribunal de Cuentas. Para nosotros ahí hay un problema con el diseño constitucional de la Contraloría, y hay un impedimento para cumplir con su función. Queremos en pocos días definir un curso de acción para obtener la ratificación de las competencias constitucionales de la Contraloría.

–¿Qué se hará al respecto? ¿Se presentará algún proyecto de ley en el Congreso?

–En términos de la Constitución del 92, las competencias de las Salas del Tribunal del Cuentas están reservadas a otras funciones y no a la función de la auditoría de los entes. Entonces, creo que ese es un capítulo importante de inminente implementación sobre la base de lo que decidamos hacer. Nosotros creemos que es un tema de la Corte, que camina por una acción declarativa o quizás una acción de inconstitucionalidad. Pero eso lo vamos a definir en pocos días.

–¿Esto significa que al fin la Contraloría también podrá auditar a las binacionales Itaipú y Yacyretá?

–Absolutamente, sí, la definición del rol constitucional del órgano tiene que ver con eso.

–Sabemos que las comunas y las gobernaciones siguen despilfarrando recursos de Fonacide y royalties, prácticamente sin ningún control. ¿Cómo se puede intervenir rápido en esos temas, teniendo en cuenta que la Contraloría en pocas ocasiones actúa de oficio?

–La semana que viene (por esta semana) vamos a convocar al Comité Ejecutivo con el subcontralor y vamos a definir el plan general de auditoría a partir del mes de enero. Eso debe ser público y de conocimiento de los que serán auditados. Eso será una contribución a la trasparencia.

–La Contraloría siempre actuó por denuncias que recibe y poco de oficio, lo cual hace que se investiguen sobre recursos ya utilizados. ¿Se puede hacer controles aleatorios, aunque sea cada año?

–Yo creo que puede trabajarse en un sistema aleatorio, al igual que vos, que la actuación de oficio tiene que ser el ejercicio de una prerrogativa del órgano. Esto porque si nosotros nos limitamos solo a la rendición de las instituciones, estaríamos corriendo detrás de la historia. Tenemos que poder hacerlo en la medida que señalás. Hay una noción equivocada de que la Contraloría funciona ya terminado el proceso de licitación, adjudicación, desembolso, etc. Esa no es la noción del órgano en la Constitución Nacional, vamos a avanzar batalla por batalla. Yo no imagino que un órgano de control tenga que trabajar sobre hechos consumados.

–¿Se podrán mejorar los controles en el corto plazo?

–Con el presupuesto asignado es imposible hacer una cosa así. Ahí vamos a ver que la referencia de otros países es absolutamente superior. Es marginal el presupuesto de la Contraloría para transformarla, para cambiar el estilo de la intervención. Eso no solamente en infraestructura física, sino un tema de recursos humanos capacitados. Imagínate que tengamos que auditar todas las instituciones del Estado en “x” cantidad de tiempo. No tenemos esa gente.

–O sea, ¿ahora solo se pueden auditar los casos denunciados?

–El presupuesto es exiguo y si vamos a transformar el estilo de la intervención se tendrá que tener un aumento del presupuesto. Si lo hacemos el próximo año recurriremos a las ampliaciones, posiblemente. Podemos trazarnos objetivos para rediseñar la intervención. El control cuesta dinero y a lo mejor hay que decir que el dinero previsto para el control, en los porcentajes actuales, en realidad se traduce en una voluntad política común, donde el control sea tan exiguo como la asignación presupuestaria. La organización del Estado desde el 1992 hasta ahora ha tenido este comportamiento en la asignación del presupuesto, porque no se ha llegado a comprender, valorar y ponderar cuál es el concepto de la Contraloría.

–Su designación como contralor fue un acuerdo político. ¿Eso influirá en su gestión para el control de los colorados oficialistas o los de Avanza País?

–No va a influir porque no hay otra manera de llegar al cargo, sino a través de la designación por parlamentarios, que tienen referencias y orígenes vinculados a la política. Los colores, las tendencias, las rencillas y reclamos se debaten en lo político. Los parlamentarios que votaron por la afirmativa no son los dueños del criterio institucional de la Contraloría.

–En el caso de la apelación de la Comuna capitalina sobre el caso de Ivesur, ¿se mintió a la ciudadanía sobre el tema? Como asesor jurídico en ese momento de la Municipalidad ¿realizó la apelación?

–Sí, se hizo la apelación, nosotros dimos en su momento esa instrucción y ese es un juicio que hoy está a cargo de otra gente. Los magistrados deberían de resolver las cosas que se ponen a su consideración y privilegiar ese trabajo por encima de hacer declaraciones periodísticas. Algunos de ellos se ocuparon de mencionar que había o que no había tal presentación (la apelación) en declaraciones periodísticas, cuando lo que es correcto es que se pronuncien a través de resoluciones judiciales. No me parece que sea contributivo el debate. Simplemente hay conductas de algunos funcionarios públicos que son curiosas.

–¿Está dispuesto a ser investigado?

–Pido que los jueces resuelvan lo que tienen en frente, que aprueben o rechacen, y que al hacerlo se funden en la ley y si hay alguna firma falsificada o algún documento fraudulento, que se realicen las investigaciones y a todo el mundo, incluyendo al contralor general de la República.

–¿Cuál es su relación con el intendente Mario Ferreiro?

–Mario Ferreiro es un amigo, es una persona que está ejerciendo un cargo importante desde la valoración política, es un compañero con el que compartimos proyectos y una visión de la política y es un intendente que tiene responsabilidades y deberes, con cuidado de las cuentas públicas.

–¿Le auditaría sin ninguna influencia de esa amistad al intendente Ferreiro?

–Creo que el único camino para lograr credibilidad es el de no tener ese tipo de privilegios que no están señalados en la Constitución Nacional. No se trata de que el contralor, amigo del intendente, vaya a blanquearle, cuidarle o solaparle alguna trapisonda.