3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 24 de octubre de 2016, 03:25

Error de campeón de Márquez; Luthi aprovecha las debilidades de Zarco y Rins

Phillip Island (Australia), 24 oct (EFE).- El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) protagonizó ayer, en el Gran Premio de Australia de MotoGP, lo que se podría denominar como un error de campeón al arriesgar más de lo debido cuando contaba ya con una cierta ventaja al frente de una carrera que se preveía en solitario por su parte, pero que no acabó nada bien para sus intereses.

Quien no cometió errores fue el suizo Thomas Luthi (Kalex), que encadenó su segunda victoria consecutiva y la cuarta de la temporada, cuyas consecuencias se vieron incrementadas tras la caída de Alex Rins (Kalex) y la duodécima plaza de Johann Zarco (Kalex), que le permiten meterse de lleno en la batalla por el único título mundial que aún queda por adjudicar en la presente temporada.

Márquez llegó a Australia con el título mundial ya en el bolsillo y quizás ese logro fue el que le hizo confiarse en exceso tras un fin de semana que resultó muy complicado por las difíciles condiciones meteorológicas que tuvieron que afrontar todos los pilotos.

El quíntuple campeón mundial más joven de la historia salió sin arriesgar. En apenas unos centenares de metros ya era primero y, a partir de ahí, comenzó a marcar las diferencias respecto al resto de pilotos y eso fue, quizás, lo que le perdió, ya que él mismo reconoció el error por frenar demasiado tarde, aunque como buen campeón lo primero que hizo fue pedir perdón a todo su equipo y a Honda, que pelea por el título de fabricantes.

La relajación de saber que tanto Jorge Lorenzo como Valentino Rossi, los dos pilotos oficiales de Yamaha, salían muy atrás, eran un valor añadido para el piloto de Repsol Honda, que sólo tuvo algo de oposición en el británico Cal Crutchlow (Honda RC 213 V) y ésta duró muy poco.

Eso y que el título de MotoGP, el tercero de su carrera deportiva, ya era matemáticamente suyo, le hicieron cometer un error que, hasta ahora, no había protagonizado en todo el año.

En cualquier caso, como de los errores se aprende, muy probablemente en Malasia no tenga ese exceso de confianza y logre encaminar un final de temporada en el que lo más importante debe ser celebrar su tercer título mundial de MotoGP.

Con Márquez fuera de carrera quien no falló fue Valentino Rossi, demostró sus ganas de estar en el podio y el porqué de su categoría, al remontar desde la decimoquinta posición hasta la segunda, no así su compañero Jorge Lorenzo, que desde la duodécima plaza sólo pudo llegar hasta la sexta.

Al único título que aún queda por resolver, el de Moto2, le ha salido otro pretendiente, el suizo Thomas Luthi (Kalex), quien con su segunda victoria consecutiva y la cuarta de la temporada ya es segundo en la clasificación del mundial y ello después de "birlarle" por diez milésimas de segundo el triunfo al italiano Franco Morbidelli (Kalex).

Bien es cierto que quien tiene a su alcance el título mundial es el francés Johann Zarco que, como el español Alex Rins falló en Phillip Island, aunque en su caso al menos logró unos puntos que pueden ser decisivos, mientras que el segundo se fue al suelo y quedó inédito en la cita australiana.

Contar con el título mundial desde Motorland Aragón le ha sentado muy bien al surafricano Brad Binder, que en Phillip Island volvió a dar una lección magistral en una carrera que estuvo plagada de accidentes, aunque afortunadamente ninguno de gravedad.

Juan Antonio Lladós