22 de junio
Viernes
Despejado
20°
28°
Sábado
Mayormente despejado
18°
28°
Domingo
Muy nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 20 de julio de 2016, 01:00

Equinoterapia: Tratamiento con los caballos para rehabilitación integral

Por Marian Quiroga

Un grupo terapéutico multidisciplinario con competencias en las áreas de salud, educación y equitación fusionan sus conocimientos en el Rakiura Equestrian Academy y Couch, para ayudar a los pacientes a través de la equinoterapia, una terapia destinada a personas con múltiples problemas de salud, que necesitan rehabilitación.

“Estamos trabajando en principio con niños con autismo, pero pueden beneficiarse personas con parálisis cerebral, ACV (accidentes cerebrovasculares), problemas sensoriales, de aprendizaje, de conducta, problemas del lenguaje y otras patologías”, explicó la terapista ocupacional Juana Zanoni.

Junto a ella, trabajan en este desafío Ricardo Schweizer, director de la academia; Bettina Ranwest, instructora de yoga; la estudiante de fonoaudiología, Belén Ortega, y la maestra de nivel inicial, Mariana Ojeda.

Se trata de un proyecto que se inició hace meses, en alianza con Esperanza para el Autismo (EPA) y pretende abrir las puertas al público en general próximamente como lo hace la Caballería, la Escuela Hípica de la Asociación Rural del Paraguay u otras entidades.

Trabajo previo. Antes de que el paciente comience su primera sesión se trabaja previamente con la familia. “Ellos muestran al niño con anticipación las fotos del lugar, se les habla del terapeuta, se les muestran fotos del caballo, especialmente si son niños con autismo. Es un proceso y el ritmo lo marca el niño”.

En el momento de la sesión, una vez que el paciente accede a la terapia, se le muestra todo el procedimiento que conlleva la preparación para la terapia. “La manera en que se le motiva al niño para que acceda a subirse es mostrándole el caballo, cuando se le asea, se prepara para montar, se lo saca a pasear y se le ofrece al niño. Es un proceso lento y paulatino de acuerdo con el ritmo de cada paciente”, añadió.

Para cada sesión las actividades son pensadas y elegidas desde el enfoque de terapia ocupacional. Se combinan autocuidado, trabajo y juego. “El objetivo es incrementar la función independiente, restaurar, fortalecer y mejorar el desempeño, y facilitar el aprendizaje en destrezas.

Así se desarrollan las capacidades necesarias para que cada persona pueda desempeñarse con satisfacción en las diferentes tareas y roles, según la edad”, comentó la profesional. Agregó que en todo momento se busca principalmente mejorar la calidad de vida, interviniendo desde las áreas sensomotora, cognitiva, sicológica y psicosocial. El niño aprende a tratar a los caballos, entabla una verdadera amistad; comunicación, cuidados, limpieza y alimentación.