23 de agosto
Jueves
Despejado
24°
36°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
sábado 11 de febrero de 2017, 01:00

Entregan primeros restos de víctimas del stronismo

Los restos de un uruguayo, una italiana y dos paraguayos desaparecidos entre 1975 y 1977 durante la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-89) fueron entregados ayer a sus familiares en un acto realizado en el Centro Cultural de la República.

La agencia AFP se hizo eco de la noticia y destacó que se trata de los restos óseos del argentino José Agustín Potenza, un músico que fue secuestrado en Montevideo, en junio de 1977, y la italiana nacionalizada argentina Rafaela Giuliana Filipazzi, también detenida en Uruguay ese año.

Potenza era un militante peronista argentino y la mujer, una militante social capturada en la capital uruguaya.

Ambos fueron deportados a Paraguay dentro del Operativo Cóndor de colaboración entre las dictaduras de Sudamérica, vigentes en los años setenta, torturados, muertos y enterrados en un predio de la Policía en la capital paraguaya.

Junto con ellos fueron identificados dos paraguayos, Miguel Ángel Soler, ex presidente del Partido Comunista, y el agricultor Cástulo Vera.

Estas personas desaparecieron en el marco del Operativo Cóndor, desplegado entre los regímenes dictatoriales de Chile, Paraguay, Uruguay, Argentina, Brasil y Bolivia, entre las décadas de 1970 y 1980.

Antes de la entrega a sus familiares, los cuatro fueron inscriptos previamente como difuntos en el Registro Civil de las Personas.

Las excavaciones en la Agrupación Especializada, con base en datos proporcionados por policías arrepentidos cuyos nombres no fueron divulgados, se iniciaron en 2009 y se extendieron hasta 2014.

En ese lapso fueron hallados 34 restos óseos de personas, de los cuales, solo estos cuatro pudieron ser identificados hasta ahora.

OPERATIVO. El Operativo Cóndor o Plan Cóndor implicó, oficialmente, el seguimiento, vigilancia, detención, interrogatorios con tortura, traslados entre países y desaparición o muerte de personas consideradas por los regímenes como subversivas del orden instaurado o contrarias al pensamiento político o ideológico impuesto por las dictaduras militares de la región.