2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
34°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 10 de julio de 2016, 01:00

“En Venezuela ahora las libertades fundamentales están restringidas”

El canciller anticipa que Paraguay acompañaría la propuesta de Brasil de posponer hasta agosto el traspaso de la presidencia del Mercosur a la República Bolivariana. Teme que este país utilice al bloque regional para proyectar su política interna hacia afuera.

Por Susana Oviedo

oviedo@uhora.com.py

Paraguay cobró notoriedad internacional en las últimas semanas por la posición que asumió el Gobierno al oponerse abiertamente a que el Mercosur esté presidido en este segundo semestre del año por Venezuela, a quien, por orden alfabético, corresponde la presidencia rotatoria del bloque. También por solicitar que se analice en una reunión de cancilleres la situación de la República Bolivariana a la luz de los principios contemplados en el Protocolo de Ushuaia de Compromiso Democrático en el Mercosur. Esta reunión fue convocada para mañana, lunes, en Montevideo, después de más de un mes de haberla solicitado, e insistido, el Gobierno paraguayo, según el canciller nacional Eladio Loizaga.

–Usted invocaba el principio de no intromisión en los asuntos internos de un Estado cuando se refería a los sucesos de Venezuela. ¿Qué hizo que el Gobierno ahora sea más frontal y duro con respecto a ese país?

–No es una posición dura, es una posición de principios. Nosotros seguimos diciendo que respetamos la no injerencia, como también el respeto a los derechos humanos, la cooperación y la solidaridad, que son principios enunciados en nuestra Constitución en materia de política exterior.

Hemos tenido conversaciones para dar a conocer la preocupación del Paraguay con relación a las libertades fundamentales y la libertad de expresión, que sabemos que ahora están restringidas en Venezuela.

Esta es una realidad que no podemos esconder.

–¿Hay un peligro de retroceso, si no se toma una posición en el bloque con respecto a Venezuela?

–Estamos convencidos de que la democracia en nuestra región está consolidada hoy. Hubo dificultades que fueron superadas a través de principios constitucionales.

En el caso de Venezuela, el pueblo tiene que tener garantías de que cuando solicita un referendo revocatorio, se lleve adelante el proceso.

–¿El no respeto a los DDHH es el argumento más fuerte para aplicarle a Venezuela los instrumentos regionales sobre esta materia? Hasta ahora ningún país de la región ha afirmado que en esa nación hay una ruptura del orden democrático.

–Bueno, en su reciente visita a Europa el presidente Mauricio Macri hizo declaraciones sobre las violaciones a los derechos humanos en Venezuela. El Gobierno interino de Brasil también hizo referencia a esta situación. Es el elemento que más se tiene en cuenta para considerar el traspaso de la presidencia temporal del Mercosur a Venezuela.

A propósito de esto, en los 25 años del Mercosur, el traspaso de la presidencia pro témpore siempre se ha hecho en la reunión del Consejo de Ministros, el CMC, con la presencia de los jefes de Estado. Y no me pueden decir hoy que no hace falta esto.

Hay un ejemplo reciente. Justamente Venezuela estuvo 12 meses presidiendo el Mercosur cuando Paraguay había estado suspendido y no se podía convocar a la cumbre. Se esperó hasta que pudo llamarse a la reunión de cancilleres y jefes de Estado y recién entonces se transfirió a la Argentina.

–De no hacerse de esta forma, ¿se afectará la institucionalidad?

–Creo que sí. La presidencia rotatoria conlleva mucha responsabilidad. El país que la asume se convierte en coordinador de los Estados parte del Mercosur. Es el vocero de lo que decimos entre los Estados miembros. Pero no puede ser utilizada para desarrollar políticas nacionales con relación al exterior.

–¿Teme eso de Venezuela?

–He leído declaraciones de la canciller Delcy Rodríguez sobre el concepto de democracia popular y el desarrollo que tendrá como presidencia pro témpore. El Mercosur tiene una relación cada día más cercana con la Alianza del Pacífico (AP). Paraguay, Uruguay y Argentina son países observadores de la AP. Sin embargo, hemos visto que se la está denostando como si fuera el renacimiento del ALCA y "al servicio del imperio".

–Si Venezuela preside Mercosur ahora, ¿todo eso puede verse afectado?

–No se puede descartar eso, en base a lo que acabo de señalar. Hay otros elementos que tienen que ser tenidos en cuenta. Por ejemplo, Venezuela aún no incorporó todo el acervo del Mercosur para poder constituirse en un miembro pleno. Nos preocupa que está atrasada en su obligación de contribuir al Mercosur. Sabemos la situación económica que está atravesando. Pero en lo que va a ser este semestre, se tienen programadas al menos 200 reuniones de las distintas instancias del bloque, y la dificultad para llegar hoy a Venezuela es grande, igual que la inseguridad.

–¿Qué nivel de atraso tiene?

–Creo que dos a tres años de atraso. Para la representación del Mercosur hacia afuera, el país que asuma la presidencia del bloque tiene que tener una tranquilidad política interna, porque, o si no, distrae la atención que hay que dedicar al Mercosur.

–Macri dijo que Argentina puede asumir la presidencia; Brasil plantea posponer este tema hasta agosto; mientras que Uruguay insiste en transferirla a Venezuela. ¿Cuál es la salida más atinada?

–Paraguay se mantiene en que en este momento no están dadas las condiciones para hacer el traspaso de la presidencia pro témpore a Venezuela.

Brasil pidió suspender el traspaso para después de las Olimpiadas, a mediados de agosto. Nosotros podemos acompañar esto.

–¿Esto afectaría el funcionamiento del bloque?

–Espero que no.

Ya hemos tenido una experiencia anterior, durante esos 12 meses en que Paraguay estuvo suspendido y Venezuela prácticamente presidió el Mercosur por un año y prácticamente hubo una paralización en el Mercosur.

No quisiéramos que se vea de nuevo en esta circunstancia.