4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 24 de julio de 2016, 01:00

En un gran basural con criadero se convirtió el Parque Caballero

En calamitoso estado se encuentra actualmente toda la infraestructura del emblemático Parque Caballero, donde se conjugan la inconsciencia de los damnificados asentados en su interior y la desidia de la Comuna capitalina en mantenerlo en condiciones.

Uno de los aspectos que preocupan a las familias que habitan los alrededores de este espacio verde es el de la existencia de un enorme y nauseabundo vertedero clandestino, que está entre las precarias casas de terciada y chapas y el asentamiento San Felipe.

Vehículos reducidos a chatarra, animales muertos y gran cantidad de desechos en progresivo estado de descomposición generan un ambiente insalubre que causa todo tipo de enfermedades a las personas, sobre todo, a los niños que viven en el lugar.

No menos alarmante para los vecinos del área es el agua estancada que se tiene en una vieja piscina que se convirtió en un potencial criadero de mosquitos y de otro tipo de alimañas, en momentos en que se teme un rebrote de casos de dengue, chikungunya y zika por el paulatino aumento de la temperatura.

RECLAMOS. Andresa Rodas, quien vive hace 14 años en San Felipe, indicó que la institución municipal no recoge los desperdicios que son arrojados en horas de la noche por gente desconocida y que ello ocasiona afecciones en la piel y hasta llena de pique los pies de las criaturas.

Por su parte, Luisa Villalba, damnificada que proviene del barrio 12 de Junio, de la Chacarita, dijo que es inhumano vivir entre tanta basura. “Tengo una nieta y tengo miedo de que se enferme. Deberían hacer una limpieza a fondo”.

CALLES. Hundidas en efluentes cloacales están las calles que fueron los camineros internos del Parque Caballero, los que perdieron por completo su asfaltado y hoy se asemejan a un deteriorado empedrado.

Pedro Giménez, residente del microcentro asunceno, lamentó que ya no se pueda utilizar este sitio para realizar caminatas o para actividades de esparcimiento.

Las mejoras previstas por parte de la Comuna capitalina para esta área verde de la ciudad, donde se piensa invertir más de G. 25.000 millones, fueron aplazadas debido precisamente al fenómeno de la inundación, que obligó a crear en este punto refugios para las familias que iban saliendo de sus casas anegadas de diferentes sectores de la Chacarita.