8 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
lunes 11 de julio de 2016, 02:00

En Tablada ratifican que esa es su tierra como dijo el Papa

No fue la multitudinaria presencia que desbordó las estrechas y maltrechas calles del Bañado Norte. Pero sí estuvo presente la misma alegría de los pobladores que acudieron a la Capilla San Juan, ubicada en Tablada para conmemorar el aniversario de la llegada del Sumo Pontífice. Sí estuvo presente el radiante sol como aquella inolvidable mañana de hace un año.

Inicio. Globos amarillos y blancos, números artísticos y exposición de fotografías se sumaron para la conmemoración que reunió a unas 200 personas frente a la capilla.

“Recuerdo ese momento y me siento muy emocionada”, dice doña Asunción Giménez, quien estaba atenta a la misa y recordaba cuando el papa Francisco la visitó en su hogar. Como ella, varios de los presentes también fueron para recordar la fiesta religiosa que vivieron aquel día de la histórica visita. Todos aplaudieron con entusiasmo cuando en el audio del discurso dado por el Sumo Pontífice hace un año mencionaba al bañado como la tierra de los habitantes de esa zona.

Homilía. A las 9.00, con una temperatura cercana a los 25 grados, el padre Alberto Luna inició la misa en guaraní, así como en aquella histórica visita. Entre cada lectura y pausa, aparecían las danzas, que le daban un toque distinto y colorido a la celebración.

La homilía de la misa estuvo centrada en el tema que preocupa a los habitantes de la zona: la llegada de la Costanera y la incertidumbre ante la permanencia en el lugar. “Esta tierra es nuestra, nadie nos puede quitar de aquí. ¿Podemos decirlo así, lo sentimos así? Hay quien dice que es de la Municipalidad, no nuestra. ¿Por qué el Papa dijo que era nuestra tierra? ¿Y quiénes son la Municipalidad? Somos nosotros, los que vivimos ahí”, señaló el padre Luna ante el silencio preocupado de los asistentes.

“La inundación se fue, pero lo que viene ahora se quedará”, agregó al referirse a la Costanera. El cura contó además lo que muchos pobladores dicen: la falta de información precisa sobre lo que pasará con ellos ante el avance de la obra. “Así nomás no se puede quitar a la gente, nadie tiene derecho a hacer eso”.

Al finalizar la misa, el sillón que había sido utilizado por el Papa y que se usó ayer durante la ceremonia, estuvo disponible para que los feligreses pudieran sentarse en él y tener así otro recuerdo inolvidable.

APARECEN EN ESTA NOTA