4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 18 de julio de 2016, 01:00

En riña que se recrudece, Cartes y sus detractores se sacan trapos sucios

La gresca entre los senadores disidentes colorados, la oposición y el oficialismo fue aumentando y ahora utilizan todo tipo de recursos para los ataques. El oficialismo optó por acudir a trabajadoras del sexo.

El enfrentamiento del presidente Horacio Cartes con la disidencia de la ANR y la oposición en el Senado se agudiza cada vez más. Ninguno de los dos sectores duda en sacar los trapos sucios al sol sobre las posibles irregularidades que se descubren unos a los otros respecto a sus gestiones.

El enfrentamiento se agudizó luego de la elección de la mesa directiva del Senado, cuando los opositores se aliaron y no permitieron que el cartismo asuma la titularidad del Congreso. Pero el ataque oficialista aumentó tras las feroces críticas que la oposición le hizo al Gobierno tras el informe de Cartes al Congreso el 1 de julio.

Si bien el enfrentamiento verbal se viene desarrollando desde el 2015, en las últimas semanas el Gobierno ha tomado acciones concretas como la destitución de Iris Magnolia Mendoza, esposa del senador disidente Silvio Beto Ovelar, de la jefatura del Departamento de Derecho Ambiental de Itaipú.

En reemplazo de Iris Magnolia fue nombrada Luciana Mendoza Gavilán, dirigente colorada de Coronel Oviedo y acérrima adversaria del sector de Beto Ovelar, en Caaguazú.

"Es la famosa tocada de oreja", ejemplificó un senador disidente sobre este cambio.

POR TODOS los FRENTES. En otra jugada oficialista, la bancada colorada cartista del Senado, en alianza con los dos representantes del Partido Unace, presentó una acción judicial a fin de apartar al senador colorado disidente, Enrique Bacchetta, del Consejo de la Magistratura (CM).

La acción, que está encabezada por el senador oficialista Juan Darío Monges, ataca la resolución de la Cámara Alta, Nº 1176, del 15 de junio de 2016, que nombró a Bacchetta como representante del Senado ante el CM.

El afectado no duda en señalar que es una persecución política.

Petta en la mira. Por el otro frente, el senador encuentrista Eduardo Petta fue el que se plantó al ataque oficialista. En una de sus primeras reacciones, dejó casi en ridículo al ministro de Obras, Ramón Jiménez Gaona, en un debate televisivo hace casi tres semanas. A la vez recordó que Cartes estuvo detenido por supuesto lavado de dinero y que como fiscal de Encarnación combatió el contrabando de cigarrilos del gobernante.

A Petta se le suma la senadora del PDP, Desirée Massi, quien acusa al cartismo de instrumentar la Justicia y sus medios de comunicación para perseguir a sus opositores. La parlamentaria, además de sus férreos discursos en el Congreso, utiliza las redes sociales para cuestionar y ridiculizar al oficialismo.

El presidente trató de "sinvergüenzas" a los senadores y tras estas declaraciones el portal de diario hoy.com, propiedad de la familia del jefe de Estado, empezó unas sistemáticas publicaciones contra Petta, en donde revelaron sendos informes de la Contraloría General. En dichos informes, la CGR manifestaba que el senador del PEN, cuando estaba al frente de la entonces llamada Policía Caminera (2008), tuvo "millonarios faltantes que superan los G. 2 mil millones, por la no rendición de 10 mil boletas expedidas por multas".

También se le acusó de ubicar a su novia en el MOPC y de haber avalado que su amiga Mirian Arroquia cobre dos salarios públicos, uno en el Senado y otro en la municipalidad de Asunción

Prostitutas y trans. Hace un mes, transexuales y trabajadores del sexo se manifestaron contra el ex presidente del Congreso, Mario Abdo Benítez, porque este comparó al Parlamento con un prostíbulo. Los manifestantes fueron llevados al sitio por autoridades oficialistas, según denunció Desirée Masi. El pasado jueves, el oficialismo usó la misma "modalidad" de ataque. Frente al Parlamento aparecieron "espontáneamente" trabajadoras del sexo reclamando a Petta ser contratadas. "Hacenos tu planillera, queremos ser amantes", plantearon al senador.