17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 9 de julio de 2017, 01:00

“En muchos países nadie sabe quién aporta qué en las campañas”

Susana Oviedo

soviedo@uhora.com.py

Gajardo vino a Asunción invitado por la Embajada de los Estados Unidos en Paraguay para compartir su experiencia sobre temas electorales, considerando la proximidad de los próximos comicios generales que tendrán lugar en el país en abril de 2018. El director residente en México del Instituto Republicano Internacional (IRI) ofreció varias conferencias durante su estadía en el país. En medio de ellas, visitó Última Hora y conversamos con él sobre estos temas:

–¿Es imperativo contar con un sistema de transparencia del financiamiento de la política en general?

–Totalmente. Del 1 al 10, es prioridad 2. Es un componente muy importante, porque es lo que le da la confianza a la población acerca de cómo funciona el proceso.

–¿Qué permitiría tener bajo control?

–Saber de dónde proviene el dinero. Una campaña puede ser financiada además de por el Estado, por otros actores como empresarios y personas particulares, pero el temor está muy ligado a que los fondos provengan del narcotráfico. En muchos países nadie sabe quién aporta qué en las campañas políticas. Además, el que gana no tendría que ser el que más dinero maneja, sino quien tiene las mejores ideas, propuestas y plan de gobierno.

–¿Cuál es el camino más sano para integrar una lista electoral, considerando que en países como el Paraguay demanda un alto costo económico del postulante?

–Hay que entender que el político es electo por la población para que la ayude a crear un sistema político tranquilo, estable, etc., y no para que se beneficie de la política. Esto tiene que estar muy claro, y el ciudadano también tiene que entenderlo.

Debe estar muy claro para la población cómo un partido elige a sus representantes para los distintos cargos. En muchos países el trayecto donde entran a competir internamente primero, o en elecciones generales, es básicamente por méritos.

Cuánto ofrezco yo es una cosa, y otra es cuánto mérito tengo yo como persona, como ciudadano, como político. Porque la política al final es un servicio a la comunidad.

El cómo se selecciona a los candidatos para integrar una lista electoral depende de los estatutos del partido o de lo que se decidió que haga el tribunal electoral nacional.

El primer punto es educar un poco más y mejor a la población sobre cómo funciona el sistema.

–¿Quién debería educar en ese sentido? Los partidos ya dejaron de hacerlo.

–Es que estamos en otros tiempos. Ya no es el tiempo del candidato que va de puerta en puerta, ni de hacer campaña directa. Ahora todo se realiza a través de internet, de las redes sociales. Se perdió la parte personal de la política. Esto también ha afectado a los partidos políticos que no se han adaptado a los nuevos tiempos, y la gente tampoco entiende que hay otra forma de hacer política. Ahora están los flashes y las cosas más entretenidas del proceso de la política.

–¿Entonces, quién educa?

–Uno de los entes que pueden encargarse de educar es el Tribunal Electoral. Lo puede hacer como campaña de educación electoral. De elección a elección hay un espacio en el que puede hacer muchas cosas, que no sea sentar a la gente a no hacer nada mientras no hay elecciones. En Perú se creó un programa educativo sobre lo que es el voto y cómo votar, y en la etapa no electoral, sobre lo que son unas elecciones y qué funciones deben ejercer los servidores del Estado. Además de las funciones de un intendente, un presidente, un legislador, etc.

–Pero también es necesario educar sobre qué son y cómo funcionan los partidos políticos, como organizaciones de representación e incidencia ciudadana, etc.

–Exacto, y en esto los partidos políticos también tendrían que hacer el trabajo de comunicar por qué uno es mejor propuesta que los otros o por qué invita a unirse a su equipo. Es como los equipos de fútbol: ¿ por qué yo me inclino más a un equipo de fútbol o club y no a otro?

Es como que yo te informo y gano y te ofrezco mejores alternativas que el otro.

Pero en ese contexto los partidos políticos no deberían ser tan individualistas tampoco. Deberían pensar que son un actor, y no el actor principal. Los partidos políticos tienen que trabajar conjuntamente también, no estar todo el tiempo el uno contra el otro, sino que tener una visión de país. Lo que la población quiere es que se le resuelvan los problemas de transporte, salud, educación, inseguridad. Algo que un solo partido o un presidente no pueden resolver.

–¿Es importante que las listas electorales sean abiertas? ¿Qué ganará la ciudadanía desbloqueando las famosas listas sábana?

–Las listas abiertas no son la solución de todo. Hay que decir, sin embargo, que conllevan un proceso más democrático, porque hay la posibilidad de que el ciudadano vote, no por un color, un partido o una bandera, sino por algunas personas a las que conoce y sobre las que tiene certeza de que no vienen camufladas dentro de una lista cerrada.

Te dan la opción de elegir a los candidatos, independientemente de la ubicación en que aparece en la lista. En Perú la utilizan desde 1981 y los peruanos requieren volver a listas cerradas hoy.

–¿Por qué?

–Uno de los argumentos es que se ha debilitado mucho el proceso político de los partidos, en el sentido de que internamente empiezan a competir por los números en que uno quiere integrar una lista. Y ahí también se ofrece dinero. Dentro de la lista tu puedes ser independiente y no tener ninguna relación con el partido. Te metes pagando u ofreciendo dinero.

La lista desbloqueada no garantiza que la cuestión va a ser más democrática. Pero como percepción sí es más democrática.

–Sus detractores dicen que operativamente son más complicadas a la hora del escrutinio. ¿Es así?

–Es más complicado, porque tienes que contar primero la cantidad de votos que ganó el partido. Después ver cuántos votos sacó cada uno de los números que pusiste en esa lista. Es más complicado a la hora del escrutinio.

Hay mucho riesgo de que haya falla en la matemática. Hay que capacitar muy bien a los miembros de la mesa. El conteo de votos demora más.

Pero el sistema lo tienen en Perú, en República Dominicana, Panamá, etc. O sea hay varias experiencias donde se puede nutrir. Pero esos países que lo tienen ahora quieren volver a las listas cerradas.

Entonces, si lo están planteando en el Paraguay, que la apliquen para que se den cuenta cómo es, y sacar la propia experiencia.