4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 8 de octubre de 2016, 01:00

En medio de protestas realizan comicios

Pese a estar sumida en una crisis sin precedentes, en algunas unidades académicas de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) se realizaron ayer las elecciones para elegir miembros de la Asamblea Universitaria y de los consejos directivos de las facultades.

Los universitarios que cuestionan la legitimidad de estos comicios que se realizaron sin producirse la reforma del estatuto, manifestaron su inconformidad con carteles y cánticos mientras los miembros de los diferentes estamentos votaban por sus representantes. “Sin reforma no hay elección”, versaban los carteles estudiantiles.

Las facultades que realizaron los comicios fueron: Facultad de Ciencias Agrarias (FCA), Facultad de Politécnica, Facultad de Ciencias Económicas y Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (Facen). En la Facultad de Filosofía –tomada por los universitarios que exigen la renuncia del decano Ricardo Pavetti– la elección fue suspendida.

La jornada electoral en las cuatro instituciones se desarrollaron sin ningún tipo de incidentes, según manifestaron los dirigentes estudiantiles.

Con la celebración de los comicios en la UNA entran en vigencia de forma automática los cambios al estatuto aprobados el 24 de agosto por la Asamblea Universitaria.

Para Consejo Directivo se aumentó unos cupos por cada estamento. Quedó configurado de la siguiente manera: 7 docentes (más el decano y vicedecano), 4 estudiantes y 4 egresados no docentes.

Padres. No solo los estudiantes salen a defender la reforma, los padres de familia también. Anoche, se realizó una plenaria general de padres de estudiantes de la UNA en la plazoleta de la Facultad de Ingeniería.

Cansados de que los decanos y las autoridades de la UNA se aferren a sus cargos sin importarles que sus hijos pierdan clases, los papás y las mamás de los universitarios también se suman a la lucha y exigen renuncias y la reforma del estatuto.