4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
jueves 25 de agosto de 2016, 01:00

En Lambaré apuran trámites para intervención de Comuna

La Junta Municipal de Lambaré, por mayoría de siete votos, aprobó el acta de pedido de intervención a la Comuna a cargo del intendente Armando Gómez. Cabe recordar que el pedido de intervención fue aprobado ya el pasado miércoles y el acta de esa sesión fue ratificada ayer tanto por los seis concejales colorados de la Junta y el concejal liberal Daniel Molinas.

El documento aprobado que se puso a consideración por parte de la presidencia de la Junta, el concejal Adolfo Lezcano, se trató en forma rápida ayer, a las 9.00, cuando todavía no estaban presentes ni los liberales oficialistas ni dos concejales de sectores independientes.

El pedido pasará al Ministerio del Interior, a cargo del ministro Francisco De Vargas, quien debe analizar las causales para elevar los antecedentes con el dictamen respectivo a la Cámara de Diputados para su estudio.

Desacuerdo. Los 7 concejales, quienes asistieron a la sesión ordinaria y aprobaron el acta que formaliza el pedido de intervención, pasaron de la aprobación a proseguir con temas ordinarios del orden del día. Esta situación ocasionó la queja de la concejala de Patria Querida María Valenzuela, quien llegó minutos después de que se apruebe el acta y quien dijo que el acta no tuvo el estudio pertinente. El presidente de la Junta, Adolfo Lezcano, explicó que el acta aprobada ya se había entregado el lunes a los concejales para su corrección.

La administración de Armando Gómez fue denunciada por irregularidades, detalladas en trece puntos. El argumento más cuestionado es la posible sobrefacturación del recalce y construcción del muro del puente sobre la calle Vencedores que costó G. 958.483.000. Un estudio mandado a hacer por el concejal Fernando Báez refiere que la obra debía costar solo G. 364 millones.