19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
30°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 18 de junio de 2017, 01:00

“En la política de hoy en día no vemos una disciplina democrática”

El ganadero que ya está activando por un lugar en el Congreso sostiene que la alianza legislativa de Cartes y el Frente Guasu solo busca intereses particulares. Apunta a que el Gobierno está totalmente aplazado en materia de seguridad.

Fernando Boccia

Su nombre ocupó la tapa de todos los diarios en el 2009, cuando fue secuestrado de su estancia en Concepción por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) durante más de tres meses. Desde que fue liberado, comenzó a activar cada vez más en actividades gremiales y políticas. Hoy por hoy, el ganadero Fidel Zavala busca un lugar en el Senado y representa una opción para su actual partido, Patria Querida, para resurgir de sus cenizas, luego de quedarse sin bancas parlamentarias. Zavala apunta a reforzar la seguridad en el campo y la ciudad y apuntalar las bases para que el sector productivo sea un motor de desarrollo.

–¿Qué es lo que le motiva a entrar a la política a esta altura de su vida?

–A esta altura creo que tuvimos eventos que marcaron profundamente nuestra vida y nos pusieron a pensar seriamente sobre la situación que estábamos pasando, la situación del país. A partir de ese momento nos comenzamos a plantear y nos encontramos con tres alternativas. Una era vender todo y salir del país, la otra era pagar y quedarse callado, tratar de seguir trabajando. La otra alternativa es hacer frente y ahí hay dos maneras. Una como un simple espectador, criticando, que a la larga quedás solo y desacreditado en la vereda de enfrente, y la otra es entrar a construir institucionalidad. La única manera de hacer el cambio es entrando a hacer política, y cuando me refiero a política no es politiquería, tampoco política partidaria, sino a entrar a construir el país a través de políticas públicas. Sería muy egoísta de mi parte como paraguayo decir me voy y dejar el problema acá para todas las futuras generaciones, para nuestros hijos.

–¿En qué consiste su ideología política?

–Soy de pensamiento liberal. Creo en la libre expresión, en el libre tránsito de las personas, en la libre economía para el desarrollo social. Mucha gente dice que el desarrollo social no puede venir de mano de un pensamiento liberal, yo digo que eso está equivocado. Todos los países que se han desarrollado con igualdad lo han hecho basándose en leyes o dictados liberales. Creo que puede ir perfectamente de la mano eso. ¿Por qué Patria Querida? Porque acá encontramos un grupo humano que tiene la misma visión y motivación. Lo que vemos en la política de hoy día, que realmente en el momento de la verdad la gente no cumple su palabra, no hay una disciplina democrática de decir 'esto conviene al país'. Todo el mundo coloca sus intereses particulares antes que los intereses generales.

–¿Qué temas puntuales le preocupa ahora mismo y qué cargo pretende ocupar?

–Con el comité político hemos evaluado todas las posibilidades. Vamos a trabajar desde el lugar donde nos toque trabajar. Inicialmente, estamos comenzando caminando el país, aspirando a candidaturas del Senado. A nosotros nos preocupa realmente el tema de seguridad y no es solamente seguridad en el tema del combate al EPP, la gente confunde mucho. La seguridad es trasversal, seguridad ciudadana. El rol principal del Estado es brindar seguridad como para que la gente pueda trabajar, como para que los chicos puedan ir al colegio, para moverse libremente sin ningún tipo de miedo o coacción. En segundo lugar, estamos trabajando en la economía para el desarrollo social. Entendemos que este es un país que viene desarrollándose con indicadores interesantes en los últimos 10 o 15 años. Hay un sector productivo privado que es una máquina, una locomotora importante. Tenemos que ayudar para que ellos sigan generando desarrollo.

–¿Cómo evalúa al gobierno de Cartes?

–Creo que se hicieron cosas buenas y cosas malas. Creo que en materia de seguridad está aplazado. En una nota del 1 al 10 le pondría un 2 o 3. Hay cosas que se hicieron de infraestructura. Arrancaron bien con el tema de transparencia, que hoy se politizó mucho. Tenemos críticas para lo que es el manejo de la gobernanza, donde realmente él entra a gobernar con la Constitución en mano. En el momento que asume jura cumplir la Constitución, hacerla respetar y cumplir las leyes. Y, bueno, hace seis meses que estamos con el tema de la enmienda. Lo que ocurrió ayer o anteayer en Diputados, donde nuevamente fue un golpe.

–¿Cómo toma esta reciente alianza entre el Frente Guasu y el cartismo? ¿Cómo ve a la figura de Lugo hoy en día?

–Creo que la figura del presidente Lugo está desgastada. Él faltó a su palabra en reiteradas ocasiones, creo que su interés personal hace que se pisoteen muchas de las cosas que mencioné recién. Todas estas alianzas son inconducentes, solamente son coyunturales y buscando intereses particulares.

–¿Estuvo de acuerdo con el juicio político en el 2012?

–Yo creo que como paraguayo, y no es que sea pro Cartes, pro Lugo o pro Franco, tenemos que respetar el Estado de derecho. Creo que a ningún gobierno (le conviene) este tipo de medidas, de crispación. Me hubiese gustado que él termine su periodo, pero indudablemente hubo cosas que hicieron que él pierda ese respaldo parlamentario y termine en un juicio político.

–Conoce mejor que mucha gente la problemática del EPP. ¿Qué piensa del trabajo que hace la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC)?

–Creo que la FTC tiene dos aspectos: uno es de presencial del Estado, que es ocupacional y de dar un poco de seguridad a los productores en la zona, y otra es la tarea específica de combate al EPP. La parte ocupacional creo que está bien y creo que la gente en el Norte necesita tener esa seguridad para seguir trabajando. La otra cuestión tiene varios pilares. Uno debe estar convencido de lo que está haciendo. Hay muchos juegos de intereses en el medio. Una cuestión clave es institucionalidad, vemos que cuando uno está trabajando en inteligencia, desarrolló toda una red de inteligencia en función al trabajo desarrollado y de repente llega el momento en que te tienen que cambiar y el personal que sale, sale con todo su paquete de inteligencia y el que vuelve, vuelve a foja cero y a comenzar de nuevo. Esa falta de institucionalidad nos lleva a permanentes fracasos.

–No le parece entonces que debe eliminarse la FTC.

–No, la FTC no. Le quitás eso a la gente del Norte y eso se vuelve tierra de nadie. Tiene una función, que es la presencia del Estado en la zona y es ocupacional. La otra función es la del combate al EPP.

–¿Qué se puede hacer de manera práctica y rápida en Concepción?

–Si vamos a las razones del porqué fueron abandonados tanto Pilar, en Ñeembucú, como Concepción, bueno hay una razón histórica, de levan- tamiento, con el tema de la revolución, después está el tema de la lejanía. Los dos departamentos tienen menos recursos naturales que otros. Concepción siempre estuvo librado a su suerte, sin salud, sin educación, sin infraestructura. Eso es un caldo de cultivo como para que todas estas ideologías vayan prendiendo. Tenemos que entrar con planes concretos en lugares concretos.

–Su vivencia en cautiverio, ¿cómo le cambió su visión política?

–Mi visión sobre cómo tiene que ser la política nacional no me cambió. Sigue siendo la misma. Lo que sí me cambió es entender que la política merece la participación de gente seria y correcta, que tenga intención de construir este país a través de políticas públicas.