21 de julio
Sábado
Despejado
17°
28°
Domingo
Despejado
20°
31°
Lunes
Despejado
20°
32°
Martes
Despejado
18°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 19 de marzo de 2017, 01:00

En el olvido quedó escuela ubicada a metros de la casa de Adela Speratti

Por Karina Godoy

Entre un verde follaje y tierra colorada, en el tramo que conduce al campo de batalla de Acosta Ñu, se encuentra la pequeña escuela Adela Speratti. El nombre es en homenaje a la mujer que desde la docencia colaboró en la reconstrucción del país luego de la Guerra contra la Triple Alianza. Además, Speratti vivía en las inmediaciones de esta institución, por la cual se puede ingresar para llegar al sitio donde fue su primer hogar en el distrito de Barrero Grande, hoy Eusebio Ayala.

La Escuela Básica Nº 6722, que lleva el nombre de la emblemática maestra –quien sentó las bases de la educación en Paraguay–, cuenta solo con dos aulas. El baño no es sexado ya que solo hay uno, tanto para profesores como para alumnos, y no cuentan con sala de dirección. Todos los legajos son guardados en la esquina de una de las clases y el director recibe a las visitas en el corredor.

El centro educativo, que data del año 1960 aproximadamente, requiere la reparación del techo y la pared, ya fisurada, comentó Jorge Chamorro, director de la casa de estudio.

Chamorro aclaró que solo se enfocan en los pedidos para reparación y no de ampliación, ya que los alumnos son pocos; 12 en total. La escasa cantidad de estudiantes, según el educador, se da porque muchas familias emigran hacia otras zonas en busca de fuente de trabajo y por el aislamiento que sufren ante el pésimo estado del camino.

“Nuestro problema es cuando llueve, ya que el barro es impresionante y dificulta el desplazamiento tanto para los niños como para los profesores que venimos desde varios kilómetros en moto”, indicó. Los trabajos de pavimentación en el camino vecinal iniciaron la semana pasada luego de años de clamor de los moradores.

ADELA SPERATTI. Nació en Barrero Grande en junio 1865, cuando ya la guerra estaba en pleno desarrollo. Posteriormente se traslada con su madre hasta la ciudad de Luque, donde en 1868 nace su hermana Celsa Speratti, quien también fue destacada docente, comentó la historiadora Mary Monte de López Moreira.

Las hermanas partieron a Concepción del Uruguay, provincia de Argentina, donde recibieron el diploma de maestra normal. Ejercieron la profesión por un tiempo en el país vecino, hasta que fueron contratadas para ser formadoras de sus compatriotas y volvieron a tierra guaraní en 1890.

Un punto que destaca la historiadora Mary Monte es que tanta era la vocación de Adela que por las noches recibía en su hogar a niños en situación de calle para inculcarles con los valores del saber.

“Adela Speratti ocupó la dirección de la primera Escuela Normal para maestras, falleció joven; pero su hermana, Celsa, sobrevivió por varios años más, prosiguiendo en el noble quehacer del magisterio. El aporte de las hermanas fue de trascendental importancia, pues proporcionaron oportunidades de formación académica a un gran número de jóvenes de la capital y de las zonas rurales”, señala la historiadora en su libro Pioneras del Magisterio Nacional.