23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Nublado
20°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
lunes 26 de junio de 2017, 01:00

En el Brasil advierten peligro

Petropar sigue difundiendo a través de redes sociales como un servicio exitoso la recarga móvil con camiones cisternas de gas licuado de petróleo (GLP). Sin embargo, en el Brasil fue rechazado por el alto nivel de peligrosidad que genera y, de hecho, tiene un antecedente de haber causado una tragedia de cien muertos en Nigeria.

La aparición de esta modalidad de venta de gas ya había sido denunciada en su momento por el sector privado que comercializa el combustible. Sin embargo, Petropar logró la habilitación del Instituto Nacional de Tecnología y Normalización (INTN) y afirma que el equipamiento del vehículo cisterna es más seguro que varias estaciones de servicio donde recargan GLP.

La publicación de la revista especializada en combustibles TN Petróleo, del Brasil, dice que mucho se ha planteado la creación de un nuevo sistema que permita al consumidor comprar la cantidad de gas que necesita. Sostiene que la industria del GLP tiene una razón de ser y es que el gas debe ser tratado como un producto peligroso en su proceso de recarga en garrafas. Menciona que en Brasil hay centenas de millares de envases que se recargan diariamente en procedimientos controlados, en un área preparada para el efecto y distante del local de almacenamiento y descarga de camiones a granel.

Subraya que en materia de seguridad es recurrente que ciertas empresas propongan una solución de recarga móvil de los cilindros en cisternas, sin tener en cuenta lo que conlleva en materia de falencias de seguridad.

La publicación sostiene que resulta preocupante propagar esas ideas debido al proceso que debe ser llevado a cabo para la recarga segura de las garrafas. Advierte que, justamente, un ejemplo claro es que en el Brasil existen más de 110 millones de envases de 13 kilos que no están preparados para la recarga móvil.

Recuerda que en el 2011, Nigeria alardeaba de su sistema de estaciones móviles de recarga. Agrega que las declaraciones de los responsables del sistema estaban disociadas de la realidad, debido a que no había garantías de mantenimiento de los cilindros. Enfatiza que, a raíz de esto, se produjo un accidente de proporciones gigantescas en el citado país africano que provocó cien muertos en una de las estaciones de recarga móvil. Subraya que personas que estaban haciendo fila para recargar murieron carbonizadas por un accidente que se pudo evitar.

Insiste en que en el Brasil no existe un sistema inmune a accidentes, pero las mismas están solo en las áreas protegidas, no así en lugares donde se ubica una fila de personas para recargar sus envases.

íNFIMO. La empresa Lapsol SA, que fiscaliza los envases en el país, advirtió recientemente que apenas el 12% de las que se usan en el mercado local están empadronadas y debidamente habilitadas.

El viceministro de Comercio, Óscar Stark, reconoció esta situación de bajo empadronamiento, pero dijo que el porcentaje de cilindros empadronados es mayor y superaría el 15%.