10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 1 de septiembre de 2016, 18:50

"En defensa de la revolución", los chavistas rechazan la manifestación vecina

Caracas, 1 sep (EFE).- A seis kilómetros de la multitudinaria marcha opositora denominada "Toma de Caracas", miles de chavistas se concentraron hoy en respaldo al jefe de Estado, Nicolás Maduro, al tiempo que criticaban la otra manifestación que tuvo como objetivo presionar por un referendo revocatorio presidencial.

Igual que los opositores, los chavistas comenzaron a concentrarse desde las primeras horas de la mañana pero en la emblemática avenida Bolívar de Caracas, un sitio usado tradicionalmente por los políticos del país caribeño como termómetro para medir o exhibir fuerza y capacidad de movilización.

El Gobierno desplegó siete tarimas a lo largo de los dos kilómetros de longitud de esta avenida donde los simpatizantes de Maduro se diseminaron, en su mayoría, vestidos de rojo, el color de la llamada Revolución Bolivariana.

Así, vestida de rojo, la señora Carmen Egáñez, una caraqueña de 72 años, dijo a Efe que "siempre" ha participado en los actos proselitistas del chavismo y que en esta oportunidad lo hacía "por convicción" pues, afirma, "nos jugamos la patria".

La septuagenaria asegura que sufre las consecuencias de la escasez generalizada en el país petrolero pero cree que la actual crisis no es razón suficiente para revocar a Maduro, como pretende la alianza de partidos opositores Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

"Ellos (oposición) quieren sacar a Maduro, está bien que marchen, cada quien tiene derecho, pero referendo este año no hay, y ellos lo saben", expresó.

Una opinión similar manifestó la joven Yeureska La Rosa, quien se identificó como militante del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y consideró que la oposición se ubica "del lado incorrecto de la historia" al pretender revocar el mandato de Maduro.

"La oposición marcha por intereses personales y no por los del pueblo (...) yo no creo que el revocatorio se dé, ni este año ni el otro", sostuvo.

La oposición, que llamó hace semanas a "tomar" Caracas este 1 de septiembre, superó en números a la movilización oficialista que se desarrolló en paralelo y que el PSUV convocó apenas ayer.

Sin embargo, convencidos de que representan a la mayoría del país, los líderes y la militancia chavista desestimaron la manifestación opositora que, según las cifras de Maduro, no alcanzó a sumar los 30 mil participantes.

Ni el jefe de Estado ni ningún otro vocero del Gobierno se animó a estimar la cantidad de simpatizantes que movilizaron a este acto "en defensa de la revolución".

Solo el alcalde del municipio caraqueño Libertador, el oficialista Jorge Rodríguez, se atrevió a decir que habían llenado de punta a punta la emblemática avenida.

El hecho es que "La Bolívar", como se le conoce, contó con mucha música, bailes, brincos, comerciantes informales, y con varias "areperas socialistas", establecimientos que ofrecieron el tradicional plato venezolano a medio dólar, según la tasa oficial de cambio más alta (645 bolívares por cada dólar estadounidense).

Los chavistas estaban celebrando, o al menos así lo considera Carmen Quintero, una cincuentona originaria de Caracas, que habló de una "victoria de la paz" ante el normal desarrollo de las dos movilizaciones.

Sin embargo, cree que los opositores no han dejado gobernar a Maduro, electo en 2013, y que defienden una ideología incorrecta.

"Este año no va a haber referendo (...) si la oposición quería revocatorio tenían que haberlo pedido en enero", repuso la chavista en una suerte de reiteración del alegato oficialista que acusa a la MUD de haber iniciado los trámites a destiempo.

Además, un grupo de personas en sillas de ruedas también acudió al llamado del chavismo y se identificaron como miembros de una organización de personas con discapacidad.

Tras asegurar que hablaba en nombre de cientos de minusválidos, Eduaín Eveú, uno de ellos, dijo estar en desacuerdo con que se realice una consulta para revocar o no a Maduro y aseguró que a "los hermanos discapacitados" que recorrieron 500 kilómetros hasta Caracas para marchar a favor del revocatorio "les compraron la consciencia".

En general, quienes acudieron a la concentración esperaron durante horas y bajo el sol tropical hasta que el presidente venezolano ofreció su discurso para aplaudirlo, quizá una manera de cumplir con la consigna gigantesca que destacaba en la tarima principal y que invitaba a apoyar a Maduro pese a las adversidades.

Por Héctor Pereira