7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Muy nublado
20°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
miércoles 20 de julio de 2016, 01:00

En aulas de karanda’y se imparte enseñanza desde hace 30 años

Por Alcides Manena

ÑU APU’A

El Centro Educativo Monseñor Alejo Ovelar, ubicado a 87 kilómetros de Fuerte Olimpo, Departamento de Alto Paraguay, imparte enseñanzas a niños y jóvenes hace 30 años, fundado por el obispo salesiano Alejo Ovelar Colmán, quien tuvo la idea de instalar un lugar donde puedan estudiar los hijos de peones de estancias, pequeños ganaderos e indígenas de diversas etnias en un edificio construido de karanda’y (palma) que actualmente requiere de un cambio estructural.

La religiosa de la Familia María Auxiliadora Digna González, directora académica, dijo que actualmente se busca la manera de cambiar la parte edilicia que data de mucho tiempo y que en gran parte es de karanda’y; hoy día ya es necesario un cambio estructural para la comodidad de los alumnos internados en el lugar.

El centro educativo es administrado por la congregación salesiana, el aporte estatal que reciben consiste en rubros para docentes y en ella funciona enseñanza desde el primer grado hasta el tercer año de la media. Desde hace tres años se instaló el nivel medio en tecnicatura en Agronomía, que ya tuvo sus egresados.

Se solventa con ayudas de voluntarios, pero solo para la manutención de los alumnos, que sin dudas cuesta mucho, indicó la religiosa.

La visión de su fundador, monseñor Ovelar, fue educar a los niños y jóvenes hijos de los peones de estancias, indígenas, pequeños ganaderos que tienen la dificultad de ir a una escuela por encontrarse alejados de los poblados, por ello surgió la idea de un internado que funciona hasta hoy día.

La falta de caminos de todo tiempo a consecuencia del estado calamitoso de la ruta de Alto Paraguay es una dificultad ya que imposibilita la asistencia médica, la provisión de víveres y la llegada de los alumnos para iniciar las clases a principios del año lectivo.

Otro déficit es la energía eléctrica, pues la que reciben es muy baja y varias veces ha quemado electrodomésticos, causando costosos perjuicios al servicio de la ANDE (Administración Nacional de Electricidad).

Aportes. El Centro es sostenido con fundaciones nacionales e internacionales y con la ayuda de muchas personas de buen corazón, que brindan su colaboración de acuerdo son sus posibilidades.