25 de julio
Martes
Mayormente despejado
17°
33°
Miércoles
Despejado
16°
32°
Jueves
Despejado
16°
31°
Viernes
Despejado
17°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
martes 16 de mayo de 2017, 01:00

En Argentina afirman que el

Tanto en Paraguay como en Argentina, el acuerdo suscripto entre los presidentes Horacio Cartes y Mauricio Macri, para el ordenamiento financiero de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), tiene posturas contrapuestas. En el país vecino, políticos y un sector de la prensa aseguran que regalaron más de USD 11.000 millones, haciendo referencia a la eliminación de los intereses para fijar la deuda de Yacyretá con el Tesoro argentino. También añaden que no se sabe cómo se hicieron los cálculos para sacar el número de USD 4.084 millones.

No obstante, Alfredo Schiavoni, diputado argentino por la provincia de Misiones, manifestó que el memorándum de entendimiento suscripto privilegiará a la Argentina, principalmente por la cesión de energía que le hará Paraguay por diez años más.

“Yacyretá aporta más del 15% de la energía de base global del país, por lo tanto la posibilidad de que se puedan incorporar más turbinas en la presa principal, lo que va a redundar en energía adicional, que tanta falta nos hace a los argentinos, es un hecho trascendente que debemos celebrar”, manifestó el hermano de Humberto Schiavoni (director rioplatense de la EBY), al medio Misiones Online.

El representante del partido político PRO, también señaló que “es muy difícil determinar” cómo se originaron los números del pasivo de la EBY. Se debe tener en cuenta que ha pasado mucho tiempo y hubo tantos tipos de cambio para la venta de energía que no se condicen con la realidad, expresó.

Añadió que se dio una “fórmula polinómica (expresión de términos algebraicos) muy compleja”, considerando el beneficio que va a producir, sobre todo para su país, la posibilidad de que Yacyretá pueda producir más energía.

“La condonación (de intereses) no nos parece una concesión demasiado grande. Lo importante es que ambos países se puedan poner de acuerdo y haya más energía para ambos países”, apuntó.

Schiavoni aseguró que, si Yacyretá no es el “monumento a la corrupción”, como había dicho el ex presidente Carlos Menem, sí es el monumento a la desidia, dado que la hidroeléctrica aún no ha sido terminada completamente.

CUESTIONAMIENTOS. En Paraguay, políticos opositores y técnicos independientes del sector energético, cuestionaron varios puntos del acuerdo, empezando por el hecho de no haber establecido la no disponibilidad para la venta del excedente de energía a terceros países (ver infografía).

Se logró un aumento del 20% en el pago por cesión que se hará a Argentina, pero esa cifra, que oscilaría entre 12 a 14 dólares el megavatio hora (MWh) está muy lejos del monto que se podría percibir por una venta a valor del mercado, apuntaron.

Asimismo, se critica que se haya aceptado una deuda de la binacional con el Tesoro argentino, siendo que el pasivo debía ser cero al año 2014, siempre que la hidroeléctrica haya funcionado correctamente. Justamente, la mala gestión de la represa es responsabilidad del vecino país, indicaron.

El Gobierno aseguró que el acuerdo es beneficioso para Paraguay y advirtió que la situación técnico-financiera de la hidroeléctrica empeorará si es que el Congreso paraguayo rechaza el pacto.