domingo 31 de agosto
Cotización del DÓLAR
G 4290
compra
G 4340
venta
DÓLAR
G 4290
compra
G 4340
venta
PESO AR
G 280
compra
G 340
venta
REAL
G 1800
compra
G 1880
venta
PESO UY
G 180
compra
G 250
venta
EURO
G 5600
compra
G 5800
venta
YEN
G 33
compra
G 42
venta
clima
25º C
Muy nublado
Edición Impresa
País
lunes 19 de mayo de 2008, 00:00

"En 1811, la mitad de la población paraguaya era afrodescendiente"

Las investigaciones realizadas por el historiador José Ignacio Telesca revelan que en la época de la independencia, de cada dos asuncenos uno era mulato. Mañana ofrece una charla sobre el tema.

0
Imprimir Agrandar Achicar
Por Cristian Cantero
JOSÉ IGNACIO TELESCA ES UN HISTORIADOR ARGENTINO QUE SE FORMÓ EN LA PRESTIGIOSA UNIVERSIDAD DE OXFORD, INGLATERRA, Y HACE MÁS DE 20 AÑOS VIVE EN PARAGUAY. Hace unos días fue incorporado como Académico de Número en la Academia Paraguaya de la Historia y, por tal motivo, el próximo martes disertará sobre el tema "Reflexiones acerca de la identidad del Paraguay en los albores de la independencia, de españoles a paraguayos". El encuentro se llevará a cabo en el local de la Academia Paraguaya de la Historia, en avenida Artigas y Doctor Andrés Barbero, desde las 20.
-¿En qué consiste su investigación sobre la identidad del Paraguay?
-Mi campo es comprender un poco más la identidad del Paraguay, qué es el paraguayo y cómo se conformó; ya que uno da por sentado que es blanco o es mestizo, pero no sabe bien cómo se conformó el Paraguay. Al mismo tiempo, busco descubrir lo que la gente decía de sí misma, es decir, tomar conciencia de esa identidad o de ese doble juego de la identidad que implicó asunciones y negaciones.
-¿Cuál es su punto de partida en este trabajo?
-Parto de la población afrodescendiente. En Paraguay siempre hubo negros, gente que descendía de los esclavos traídos de África y pareciera que no se toma en cuenta esto. Sin embargo, en 1799, cuando se tiene un censo, hay un 50 por ciento de la población que es afrodescendiente, negro o mulato. Quiere decir que para 1811 la población no habrá sido muy diferente, por lo que podemos afirmar que en la Asunción que vio la independencia del país, de cada dos ciudadanos, uno era moreno, lo cual es sorprendente para algunos, pero están los datos, no es que uno lo inventa.
-¿De alguna manera es una realidad
-Más que los historiadores, son los que reflexionan sobre el país, quienes nunca tienen en cuenta a la población afrodescendiente del país, ni tampoco los mecanismos de exclusión que tenía la sociedad en el Paraguay durante la Colonia y en la posindependencia. Y esto conformó una identidad particular, una identidad que también estuvo marcada porque era una provincia pobre, una provincia de frontera que estaba en el límite del Virreinato, una provincia que por ser pobre y de frontera era monolingüe, solo hablaba guaraní, no era bilingüe, todo el mundo hablaba guaraní. Lógicamente también había gente que hablaba castellano, pero la idea que tengo es que si uno quiere comprender mejor cómo era la sociedad de Paraguay en la época de la independencia, tiene que ir a una comunidad campesina. Entonces, uno verá que hablan guaraní y los rasgos de piel que hay en Paraguay. No hay mucho misterio en esto.
-¿Se puede decir que la identidad paraguaya fue evolucionando?
-De hecho, las identidades cambian en el tiempo y van evolucionando. Si hoy se dijese que el paraguayo es mestizo, a nadie le llamaría la atención, pero en esa época ningún paraguayo se reconocía como mestizo.
-Siempre se pensó que solo hubo una fusión entre indígenas y españoles en Paraguay...
-La fusión con los españoles hubo solo al principio de la Colonia, pero después no vinieron más españoles al país, porque Paraguay era una región pobre y los españoles venían a buscar plata. Así como hoy ningún paraguayo va a ir a buscar dinero al África, se va a España. La época de la Colonia duró 300 años y solo en los primeros 50 años hubo un mestizaje con los españoles. Paraguay tuvo más tiempo de colonia que como país independiente. Pero los mismos mancebos de la tierra no se reconocían como mestizos, sino como españoles. Obviamente, uno que tenía que elegir entre un padre español y una madre indígena, va a elegir lo que le hace sobrevivir. Esto le va a dar una identidad propia, ya que este mancebo sabe que no es español como el papá. Esto fue así durante toda la Colonia.
-Cuando habla de exclusión, ¿a qué se refiere?
-La gente no se reconocía como mestizo sino como español y al mismo tiempo excluía al que fuese indígena, pardo o mulato. Lo excluía no ideológicamente sino económicamente, ya que un indígena tenía que pagar un tributo, al igual que un pardo. Entonces, lo que estos querían es dejar de ser pardos o indígenas. Después de la independencia se fue generalizando y profundizando una homogeneización. Esa identidad se fue conformando con el tiempo.
-¿Y cómo se veía la gente a sí misma en esa época?
-Si uno ve los famosos diarios de guerra, los primeros pensadores después de la guerra, vemos por ejemplo a Gregorio Benítez que tiene una expresión como diciendo: Paraguay es blanco drenaje, un país católico que habla castellano. A la hora de volver a plantearse lo que es el Paraguay, hace una exclusión de todo lo que no sea blanco, que hable castellano y no sea católico. Es la identidad que se quieren dar a sí mismos. Otro ejemplo: cuando se celebra el centenario de la independencia, Arsenio López Decoud tiene una frase que dice tal cual: "el pigmento negro no ensombrece nuestra piel". Esto es negar una realidad, evidente y alevosa. Natalicio González también dice que hubo negros, pero no tuvieron ningún impacto en nuestra cultura.
-¿Qué pasó de la población afrodescendiente?
-Emboscada, por ejemplo, se fundó en 1740 exclusivamente con 500 pardos libres, a quienes se mandó allá; también ocurre lo mismo en Paraguarí, Tavapy y Areguá, donde había estancias de esclavos de los jesuitas, dominicos y mercedarios, respectivamente. Los descendientes de estos lugares son todos afrodescendientes. En Paraguarí hay una comunidad que se llama Cambakokue, que es un grupo que intenta rescatar sus raíces afrodescendientes.
-Entonces, ¿a qué conclusión llega con respecto a la identidad paraguaya?
-Creo que la idea es replantearnos cuál es la identidad del país, sin negar los componentes. Considero que, como cualquier ser humano, solamente conociendo su historia uno se autovalora. Uno sabe quién es si conoce su historia. Lo que se trata es de conocer la historia y la identidad del Paraguay. Reconocerse y saber quién es y, sobre todo, mirando el pasado evitar repetir los errores que se cometieron. Si en la época de la independencia había una exclusión de una parte de la población de los indígenas y afrodescendientes, que no ocurra lo mismo hoy. La particularidad del Paraguay está en reconocerse multicultural, que no está conformada por un solo grupito, sino por muchos grupos, eso es el Paraguay: indígena, afrodescendiente y europeo.

Aviso:
- Los comentarios vertidos en las notas son de exclusiva responsabilidad de quienes lo emiten
y no reflejan la postura de Editorial El País S.A.
- Los mensajes de tipo SPAM serán eliminados.
0 Comentarios